Extranjeros en Madrid
La venezolana Gabriela Lozano, en la plaza de Lavapiés. JORGE PARÍS

Los extranjeros regresan a Madrid. Después de siete años perdiendo población extranjera, la capital vuelve a ser el destino preferido de los ciudadanos procedentes de otros países, que eligen vivir en Madrid en detrimento de otros municipios de su corona metropolitana. Así se desprende del último informe de población extranjera que ha heho público la Comunidad de Madrid. En concreto, el documento señala que a 1 de enero de 2016, en la capital vivían 388.120 ciudadanos extranjeros, 5.670 más (+1,5%) que en la misma fecha de 2015, cuando había 382.450. Se trata de la primera vez que el número de extranjeros empadronados en el municipio de Madrid sube desde 2009, año que arrancó con 574.997 foráneos frente a los 548.698 de 2008. El incremento es mayor que la subida del 0,7% experimentada por la población de la capital en general, que se ha situado en 3.165.883, según datos del padrón municipal.

Mientras esto ocurre en la capital, la mayoría de grandes municipios de la región pierden población extranjera. La localidad que lo hace en mayor número es Coslada, con 1.956 extranjeros empadronados menos, seguida de Fuenlabrada (-1.884), Móstoles (-1.356) y Leganés (-1.275). Solo ganan habitates extranjeros Torrejón de Ardoz (+805), Alcorcón (+428) y Las Rozas (+268).

El incremento es mayor que la subida del 0,7% experimentada por la población de la capital en general, que se ha situado en 3.165.883, según datos del padrón municipal Los expertos consultados por 20minutos coinciden en que en este incremento confluyen varios factores que podrían servir para explicar este cambio de tendencia. La pregunta es clara: ¿por qué está ganando Madrid capital? "Está claro que la recuperación económica puede ser un factor. Pero no solo ahora, también durante la crisis. Hay un mayor dinamismo que en el resto de territorios. En la capital suele haber más oportunidades laborales que en el resto de municipios de la región, eso es evidente", opina Amparo González, demógrafa del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Otro fenómeno que puede explicar la subida, según los expertos, es el retorno a la zona de entrada: miembros de una misma familia que deciden volver a residir junto en la capital, su destino en origen, y se reagrupan en un mismo domicilio. Andreu Domingo, subdirector del Centro de Estudios Demográficos (CED), apunta a que se esté produciendo "el retorno del retorno": "Son extranjeros que se fueron y regresan de nuevo a España porque los servicios sociales y educativos a los que tienen acceso son mejores a los de sus países de origen pueden ofrecerles. Ocurre, por ejemplo, con los ciudadanos marroquíes que tenían a sus hijos escolarizados y que al regresar a Marruecos se encuentran con enormes dieferencias".

Más venezolanos y ucranianos

Desgraciadamente, los motivos políticos también sirven para explicar este aumento. Se trata de ciudadanos que han abandonado sus territorios de origen debido a las dificultades económicas y sociales que atraviesan sus países, derivadas de las decisiones políticas de sus dirigentes. Es el caso de los venezolanos, la nacionalidad que más ha crecido en término relativos: de 13.772 que había en enero de 2015 en la región se ha pasado a 16.438, casi un 20% más (2.666). La gran mayoría se ha asentado en la capital. "Son venezolanos de alto poder adquisitivo en su mayoría que pretenden asentarse en la capital y emprender nuevos negocios ante la situación que vive su país. En el barrio de Salamanca hay, al menos, cinco proyectos en marcha para construir viviendas con dinero venezolano", explica un consultor inmobiliario. Otra de las nacionalidades que ha sufrido un aumento destacado es la ucraniana, que ha subido un 8% (de 20.447 a 22.144). Ucrania está inmersa en un enfrentamiento armado desde abril de 2014 por el control de su zona este, que se ha autoproclamado independiente.

A estas circunstacias, habría que añadir el número de nacionalizaciones que se produjeron durante 2015 en la Comunidad. En total, 17.434 personas extranjeras obtuvieron la nacionalidad española frente a los 19.782 del año anterior, sobre todo ciudadanos prodentes de Marruecos (2.672), Ecuador (2.453), Colombia (2.010) y Perú (1.816).

La región ralentiza su pérdida

La población extranjera empadronada en la Comunidad de Madrid se situó a finales de 2015 en un total de 862.062 personas, un descenso del 0,71% respecto a 2014 (6.148 personas menos). La bajada a finales de 2013 fue del 6,6% (de 930.366 a 868.233). Estas cifras confirman la ralentización en la pérdida de foráneos que sufre la región en los últimos años. En la actualidad, según señala el informe del Ejecutivo regional, las cinco primeras nacionalidades con mayor presencia extranjera en la región son la rumana, con 205.033 personas; la marroquí, que suma casi 80.000 personas; la china, que llega a las 55.784 personas; la ecuatoriana, con 45.679 personas; y la colombiana, con un 36.252 personas empadronadas.

Gabriela, venezolana de 32 años: "Venezuela no me permite progresar"

Gabriela Lozano es una de las más de 2.500 personas de origen venezolano que llegaron a la región a lo largo de 2015. Su historia no es muy diferente a la de la mayoría de sus compatriotas. "Lamentablemente, me vine por motivos políticos. La situación actual que vive Venezuela no me permite progresar", explica esta profesora de Educación Infantil que actualmente compatibiliza unos estudios de postgrado con el cuidado de dos pequeñas. Lozano asegura que el principal motivo por el que escogió vivir en la capital y no en otras localidades de su área metropolitana, donde el alquiler resultaría más barato, es que sus amistades residen aquí. "Aunque el coste de la vida sería más llevadero para mí en otras zonas, la gente que conozco en Madrid vive en el centro y estaría muy lejos para quedar con ellos en otro lugar", afirma esta caraqueña de 32 años residente en el barrio de Lavapiés.

Consulta aquí más noticias de Madrid.