Conciliación laboral
La jornada laboral en España es de 38,2 horas semanales. JORGE PARÍS

En lo que parece haber sido ya una primera promesa electoral, Mariano Rajoy ha mostrado su intención de imponer la conclusión de la jornada laboral a las 18.00 horas. Un estudio elaborado por la cervecera Heineken, los españoles –efectivamente– apuestan por jornada intensiva. Tres de cada cuatro (el 78,3%) reconoce que sería más feliz si tuvieran la jornada intensiva en su trabajo.

La encuesta 'Horarios Españoles', realizada por el portal Let's Beer! a más de 2.330 personas a lo largo del mes de marzo, subraya que las ganas que tenga el jefe de irse a casa es la que marca el fin de la jornada laboral, ya que el 59% de los encuestados asegura que el jefe es el último en irse de la oficina, lo que prolonga normalmente las horas que el empleado permanece en el puesto trabajo para dar la impresión de que se está implicado con la empresa.

Pero el 77,6% cree que disfrutamos más de la vida que otros europeos pese a salir más tarde del trabajo

Por otro lado, dos de cada cuatro mujeres ha reconocido no poder conciliar frente a solo uno de cada cuatro hombres. Por regiones, los madrileños son los más preocupados por tener vida más allá del trabajo, mientras que valencianos y vascos los que menos.

Se pone de manifiesto la difícil combinación entre una larga jornada laboral y cualquier otra actividad que haya de realizarse durante las horas de luz. Esta puede ser la razón de que el 32,6% confiese haber utilizado una excusa falsa para salir antes del trabajo. De ellos, el 52,4% reconoce haber empleado el tener una cita con el médico como excusa para adelantar su salida.

La encuesta muestra la particularidad de los horarios españoles y su desfase con Europa, que es más visible ante acontecimientos de índole continental. Así, casi el 60% de los españoles ha reconocido que se ha perdido un partido de la Liga de Campeones por estar trabajando. Sin embargo, el 77,6% de los españoles han reconocido que disfrutan más de la vida que el resto de los europeos, a pesar de salir más tarde del trabajo.