La consejera de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio, Begoña García Bernal, ha destacado que la cereza es un "eje clave" en la estrategia de especialización de la comarca del Valle del Jerte, y "la buena convivencia" de su desarrollo económico y medioambiental, ya que el 95 por ciento del valle está dentro de zonas y espacios protegidos.

García Bernal ha asegurado que la cereza del Jerte es una "referencia nacional e internacional que genera riqueza y turismo", convirtiéndose en "un modelo a imitar" de desarrollo rural gracias a su estrategia de especialización.

La consejera ha participado en el acto de inauguración de la Fiesta del Cerezo en Flor, celebrada en la localidad cacereña de Barrado, uno de "los principales reclamos turísticos de Extremadura", y en el que también ha estado presente el director general de Turismo, Francisco Martín, quien ha mostrado el compromiso de las políticas turísticas regionales con el Valle del Jerte.

Una festividad declarada de Interés Nacional en 2010 y que atrae a más de 45.000 visitantes durante los quince días programados de actividades, según ha informado la Junta de Extremadura en nota de prensa.

Un desarrollo rural que, a juicio de Begoña García, "permite mantener vivos" los pueblos y mantener abiertos los puntos de atención continuada, las cooperativas o las universidades populares.

Begoña García ha recordado que la Junta está dando un "nuevo impulso" a las denominaciones origen, que tienen un "papel fundamental para preservar la calidad y promocionar nuestros productos estrellas, como es la cereza".

Las denominaciones de origen nacieron hace años para cuidar la calidad de las "mejores producciones agroalimentarias, nacieron con vocación de apoyar públicamente" las mejores producciones de la región.

Papel clave de la mujer

Por último, la consejera ha resaltado el papel "clave" que la mujer extremeña desempeña para mantener la estructura productiva y básica a la hora de dinamizar los núcleos rurales.

Por ello, la administración regional impulsará un plan para la Mujer Rural para que el mundo rural "ofrezca visibilidad a las mujeres", para que la igualdad de género sea una realidad en las ciudades y también en el campo, en las escuelas y en las parcelas.

El cultivo de la cereza es un cultivo de "gran tradición" en Extremadura, donde hay plantadas 7.415 hectáreas en 2015, lo que supone más de un tercio de la superficie nacional, y sitúa a Extremadura como la primera región en superficie y producción de cereza.

El cerezo está casi en su totalidad en la provincia de Cáceres, principalmente en la comarca del Valle del Jerte, con 6.000 hectáreas, pero con presencia en comarcas vecinas como La Vera, Las Hurdes y Valle de Ambroz.

La producción total de cereza en Extremadura durante la campaña pasada ha sido de 28.000 toneladas, cantidad inferior a la de la campaña de 2014.

Las variedades con mayor producción en 2015 fueron la Ambrunés, con 6.000 toneladas; la Lapins, con 4.950 toneladas; y la California, con 4.830 toneladas.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.