Cambio radical de formas... y algo de fondo. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha anunciado tras una reunión de dos horas con el líder socialista, Pedro Sánchez, que con tal de llegar a un acuerdo para la formación de un Gobierno entre las fuerzas de izquierdas está dispuesto a renunciar a formar parte del mismo. Asimismo, también ha retirado el veto a las negociaciones con Ciudadanos y ha dicho que no tiene problemas en reunirse con su presidente, Albert Rivera.

"Estoy contento", ha dicho Iglesias en la rueda de prensa posterior al encuentro, que ha definido de "cordial" y del que destaca que tanto él como Sánchez tienen "voluntad mutua para dialogar". El líder de Podemos ha transmitido al secretario general socialista que cree que la vía "mejor y más eficaz" para llegar a un Gobierno en España es "la vía de los 161", en referencia a la suma de PSOE, Podemos, IU y Compromís, en detrimento de "la vía de los 130", que son los escaños que suman socialistas y Ciudadanos tras su acuerdo.

"Si el problema del PSOE para explorar la vía valenciana soy yo, renuncio a estar en ese Gobierno "Repetamos su posición, pero pensamos que lo mejor para España es la otra vía", ha dicho. Pero "si el problema del PSOE para explorar la vía valenciana soy yo, renuncio a estar en ese Gobierno". No obstante, ha subrayado que su partido sigue aspirando a la vicepresidencia del Gobierno, aunque no la ocupe él. En ese sentido, ha considerado que la presencia de su gente en un "Gobierno de coalición progresista" debería ser "razonablemente proporcional".

"Me remango la camisa y encabezaré el grupo negociador de Podemos para trabajar en esa dirección. Ya no hay excusas. Creo que ahora le toca ceder un poco al PSOE y tratar de explorar un poco la vía del 161", ha afirmado. "No le pedimos [a Sánchez] que rompa con Ciudadanos, pero sí que de una oportunidad a un Gobierno progresista". Iglesias, por tanto, se pondrá al frente del equipo negociador, una misión encomendada en anteriores ocasiones a su número dos, Iñigo Errejón.

Respecto a la formación naranja, ha insistido en varias ocasiones en que su formación respeta el pacto que tiene con los socialistas, pero considera que tras los dos rechazos que obtuvo en la sesión de investidura se ha "demostrado" que "no sirve como acuerdo de Gobierno". No obstante, ha saludado la buena relación entre PSOE y C's, porque considera que "puede servir para que Ciudadanos" facilite, "por activa o por pasiva", ese Gobierno entre las fuerzas de izquierdas basado en acuerdos programáticos.

"Estoy dispuesto a reunirme con Rivera para pedirle que por responsabilidad de Estado colabore por activa o por pasiva en facilitar" ese acuerdo de Gobierno. " En política hay que ceder y hay que ser generosos", ha señalado. A su juicio, "hay elementos" que permiten obtener ese apoyo, y ha citado coincidencias en medidas de regeneración democrática y para reformar el sistema electoral.

Sánchez eIglesias han permanecido reunidos durante casi dos horas en dependencias del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados. Según han informado fuentes del PSOE, el encuentro ha terminado minutos después de las 12.30. El encuentro ha sido el primero después de que Podemos se levantara de la mesa de negociación como consecuencia del pacto que firmaron los socialistas con Ciudadanos y el segundo desde el 20-D.

Un libro para romper el hielo

Es bueno empezar por lo que nos une. Un abrazo. Pablo Iglesias". Esa es la dedicatoria que Iglesias ha escrito en el libro que le ha regalado a Sánchez al inicio de su encuentro, con el que pretenden desbloquear las negociaciones de cara a la formación de un Gobierno que evite nuevas elecciones. El libro se titula Historia del Baloncesto en España, de Carlos Jiménez, un tomo de 670 páginas que repasa la historia de este deporte en nuestro país a través de 250 testimonios. Ambos son apasionados del baloncesto, y Sánchez llegó a jugar en el Estudiantes.

La cita, que arrancó a las 10.30, ha tenido lugar en dependencias del Grupo Socialista. En concreto, en la Sala Martínez Noval, en la que han tenido lugar las conversaciones de Sánchez y su equipo negociador para intentar hacerse con los apoyos que le lleven a La Moncloa. Ambos dirigentes políticos fueron recibidos con una gran expectación mediática en la Carrera de San Jerónimo, dondeposaron sonrientes ante las cámaras y se dieron un apretón de manos.

Después de posar de nuevo para los fotógrafos, se sentaron en dos sillones contiguos sin una mesa de por medio y sin que llevaran consigo carpetas o documentos. El esperado encuentro, que Sánchez e Iglesias llevan programando dos semanas, es el segundo entre ambos desde el 20-D y tiene lugar después de que el líder de Podemos se levantara de la mesa de negociación antes de la primera investidura como consecuencia del pacto que cerró el PSOE con Ciudadanos.

Después de ese intento fallido, Sánchez aseguró que su pacto con el partido de Albert Rivera seguía vigente. De hecho su equipo negociador anunció que las conversaciones que emprendiera desde ese momento se harían de manera conjunta con Ciudadanos.

Cita previa con Rivera

Sin embargo, los socialistas han accedido a reunirse con Podemos sin el partido naranja, para tratar de desbloquear la situación. Eso sí, antes de la cita de este miércoles, el secretario general del PSOE se vio este martes en el Congreso con el líder de C's. Ambos ratificaron la vigencia de su acuerdo, que consideran abierto a "mejoras" y a otras formaciones y que debe ser, a su juicio, "el centro" de las negociaciones.

Sánchez insiste en que el Gobierno de cambio tiene que incluir a Podemos y Ciudadanos. De hecho, este mismo martes se mostró dispuesto a incluir en ese hipotético Ejecutivo a representantes de estos dos partidos. Ni Podemos ni Ciudadanos contemplan la opción de un tripartito por sus diferencias programáticas, pero el tono es mucho menos severo en las afirmaciones. Prueba de ello fueron las declaraciones este martes del número dos de Podemos, Íñigo Errejón, que en su reaparición tras dos semanas de silencio por la crisis de su partido evitó descartar la propuesta de Sánchez. "La valoraremos cuando la recibamos", dijo en hasta dos ocasiones.

La intención de Iglesias era plantearle al líder socialista que abra una negociación "a dos" con Podemos al margen de ese pacto con C's. Sánchez, por su parte, pensaba insistir en negociaciones a tres para ampliar" su pacto con Rivera.