César Alierta
César Alierta (d) y José María Álvarez-Pallete. EFE/Emilio Naranjo

Tras 17 años en Telefónica, los cuatro últimos como 'meritorio' en su puesto de Consejero Delegado, el turno de la presidencia ha llegado para José María Álvarez-Pallete después de que este martes César Alierta haya dado un paso atrás y le haya apuntado como su sucesor.

Licenciado en Económicas por la Complutense, Álvarez-Pallete (Madrid, 52 años) se incorporó a Telefónica en 1999 como responsable de Finanzas en Telefónica Internacional, procedente de la cementera mexicana CEMEX. Después dirigió el área de Finanzas Corporativas y presidió Telefónica Internacional, pero fue sobre todo significado su paso como presidente Telefónica Latinoamérica, de 2006 a 2011, en plena expansión internacional de la compañía.

Educado, amable y con cierta sensibilidad social al hablar con los trabajadoresAficionado a correr maratones y muy activo en las redes sociales —en las que comparte consejos para afrontar carreras de larga distancia—, Pallete protagonizará un relevo esperado por dos motivos: primero, porque ya fue nombrado consejero delegado en 2012 por sugerencia del presidente saliente. Y segundo, porque quien le conoce asegura que su carácter es propio la "escuela Alierta".

"Los dos son personas muy cercanas, muy comprensivos con los problemas de los trabajadores", explican a 20minutos fuentes internas de la compañía, que califican el relevo como una clara "apuesta continuista".

Hay también tercer motivo para que Alierta confíe a Pallete el mando de la compañía: su perfil profesional, muy tecnológico y adecuado para los retos digitales que se le presentan a Telefónica en el futuro. "Durante los últimos cuatro años ha sido el encargado de traducirnos las ideas de Alierta en proyectos concretos", apuntan las fuentes citadas.

Quienes han tratado con él destacan sus formas educadas y su amabilidad. También su sencillez, su respeto, su capacidad de diálogo, su pedagogía al explicar a los trabajadores los proyectos tecnológicos de la compañía. Y según cuentan desde la compañía, siempre ha mostrado "cierta sensibilidad social" en las negociaciones con los representantes de los trabajadores.

La polémica del 'Bubble Blast'

A Álvarez-Pallete también le acompaña una polémica. Durante la Junta General de Accionistas del 18 de mayo de 2011, celebrada poco después de que Telefónica plantease un ERE para 8.500 trabajadores, unas imágenes de los informativos de TVE le enfocaron jugando al videojuego Bubble Blast con su 'tableta'.

Las Juntas son aburridísimas, se alargan mucho y solo habla el presidenteNo solo en esas fechas se aprobaba el ERE, sino que en la propia Junta se anunció la entrega de bonos de 450 millones de euros en acciones de la empresa para 1.900 ejecutivos.

"Aquello fue un error, pero hay que entender que las Juntas son aburridísimas, se alargan mucho y solo habla el presidente", recuerda un empleado que estuvo presente en aquella presentación de los inversores.