La concejal responsable de Transparencia del equipo de gobierno socialista del Ayuntamiento de Huelva, María José Pulido, llevará al Pleno de este mes una propuesta para la aprobación de un Código de Buen Gobierno, en el que "se recogen las recomendaciones consensuadas en el Consejo de Europa en materia de ética política", con la que los mandatarios municipales "refuerzan su compromiso con la gestión honesta y transparente que demanda la ciudadanía y a la que nos debemos como servidores públicos".

En un comunicado, el Consistorio onubense ha explicado que, con esta iniciativa se incorpora al Ayuntamiento un documento que, según ha destacado la edil, "será un referente para el ejercicio responsable, eficaz y transparente de nuestras funciones como cargos públicos electos, primando la voluntad de servicio a la sociedad y la dedicación plena a este cometido desde la integridad política".

Asumiendo los principios del 'Código Europeo de Conducta para la integridad política de los representantes locales electos', el texto que va a Pleno recoge un decálogo de principios que van desde el respeto al ordenamiento jurídico y el compromiso con la ética pública y la calidad democrática, hasta la defensa de los intereses generales con honradez, objetividad, imparcialidad, austeridad y cercanía al ciudadano.

Según ha apuntado Pulido, "la transparencia y el impulso a las buenas prácticas de gobierno son uno de los pilares fundamentales del nuevo mandato en el Consistorio onubense, con lo que este código supone un importante paso más en una dirección en la que en pocos meses hemos avanzado más que en 20 años en este Ayuntamiento".

En esta línea, la concejala se ha referido a las medidas de aplicación inmediata que se han tomado en materia de transparencia en esta legislatura —como la publicación de la nómina del alcalde en la web o, entre otras, del patrimonio de la corporación saliente y el de la entrante—, la inclusión de la oposición en los consejos de las empresas municipales, el lanzamiento de un nuevo Portal de Transparencia o la aprobación de la primera Ordenanza de Transparencia del Consistorio onubense.

Esta normativa ya contempla las praxis de buen gobierno, que ahora tendrán un desarrollo específico en el código que se lleva a la sesión plenaria de marzo, por el que mediante este documento se propone "fomentar la transparencia y la democracia participativa, trabajando por la inclusión social y el equilibrio territorial, asumiendo el código de conducta política en relación con el transfuguismo".

Además, se incluye el compromiso de "no aceptar regalos que sobrepasen los usos y costumbres de la simple cortesía" por parte de entidades y personas. De forma expresa, los ediles asumen "no utilizar las prerrogativas de sus cargos públicos para favorecer intereses privados, propios o de terceras personas, prohibiendo el favoritismo y el ejercicio de autoridad en beneficio propio".

A través de la adhesión al código europeo, desde el equipo de gobierno municipal se pretende "seguir impulsando el buen funcionamiento de la democracia en el propio consistorio de la capital y profundizar en ella a través de una conducta honesta, transparente y abierta a la participación".

Así, el objetivo de esta propuesta va a ser "mostrar una nueva forma de gobernar, desde la cercanía a los ciudadanos, fortaleciendo la gestión pública y apostando por un ayuntamiento moderno y eficaz, con servicios públicos de calidad".

Consulta aquí más noticias de Huelva.