Sesenta mujeres afiliadas a la organización agraria COAG han iniciado hoy un encierro indefinido en la sede del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Jumilla en protesta por el bajo precio que está teniendo el precio del kilogramo de uva para vino en la zona.

Las mujeres portan pancartas alusivas a su protesta en las que reivindican un precio digno de la uva, ya que consideran que lo que se está pagando no cubre ni los gastos de producción.

La vicepresidenta de COAG Jumilla, Ana María Albert, que encabeza esta protesta, que el encierro concluirá hoy dependiendo del resultado de la reunión que tiene lugar en la Consejería de Agricultura, como mediadora entre los sectores implicados, es decir, bodegueros, productores de uva de vinificación y cooperativas vinícolas.

Las manifestantes aprovechan la concentración para recoger firmas de apoyo a las puertas del Consejo Regulador, donde permanecerán encerradas como muestra de apoyo a los productores de uva de vinificación que continúan acampados en el jardín de San Esteban de Murcia a la espera del final de las negociaciones.