El fuego nocturno rompió la noche del sábado al domingo la tranquilidad de los vecinos del barrio de La Candelaria.

Dos vehículos aparcados junto a unos contenedores en dihcho barrio de la capital sufrieron daños la madrugada del domingo en un incendio de origen desconocido que afectó también a la fachada de una vivienda, que quedó ennegrecida por el humo.

El suceso tuvo lugar a la altura del número nueve de la avenida Obispo Acuña de Zamora, cuando por causas aún desconocidas se quemaron dos contenedores, uno de papel y otro de envases, y el fuego alcanzó también a los dos vehículos, según informaron fuentes de la Policía Municipal de Zamora.

Esta no fue la única incidencia que tuvieron que atender los agentes locales en la madrugada de ayer, ya que en varios puntos de la ciudad aparecieron varios coches con las ruedas pinchadas, sin que la Policía Municipal haya especificado el número de vehículos afectados ni las calles en las que estaban estacionados.