Etarras detenidos
De izquierda a derecha,Ander Múgica, Oihan Barandalla, Luis Ignacio Iruretagoyena y Alaitz Aramendi. EFE

Los cuatro detenidos el sábado en una vivienda en Cahors (sur de Francia), considerados presuntos miembros de la banda terrorista ETA, tenían en su poder dos recipientes adecuados para llenarlos con hasta doscientos kilos de explosivo cada uno, según el fiscal adjunto antiterrorista de París, Jean-Michel Bourles.

El magistrado se ha desplazado a Cahors para hacer un seguimiento de la operación llevada a cabo la pasada madrugada por las Policías francesa y española y saldada con la detención de Ander Múgica Andonegi, José Luis Iruretagoiena Lanz, Alaitz Aramendi Jaunarena y Oihan Barandalla Goñi.

Ante la prensa, Bourles ha declarado que la casa había sido alquilada hace algunas semanas por los detenidos y contenía "todo lo necesario para crear cargas explosivas importantes que podían provocar explosiones enormes".

Contenía "todo lo necesario para crear cargas explosivas importantes que podían provocar explosiones enormes"


Relacionados con atentados

 

Aseguró que todo el grupo participó en el secuestro de un matrimonio de turistas españoles y su hijo la semana pasada, a quienes robaron una caravana que hicieron explotar más tarde en la provincia de Castellón (este) cuando se sintieron acosados.

En línea con lo declarado en Madrid por el ministro del Interior español , Alfredo Pérez Rubalcaba, el fiscal francés afirmó que el grupo está vinculado al atentado contra el aparcamiento de la T4 del aeropuerto de Madrid-Barajas en diciembre pasado, que causó dos muertos.

Para el experto judicial anti-terrorista esta operación "va a generar una desorganización del aparato de ETA durante un tiempo. Por contra, es evidente que ETA tiene la costumbre de volver a formar muy rápidamente a otras personas para ese tipo de misión", en alusión a la preparación de explosivos.