Lady Di
Lady Di. ©KORPA

Pasaban las 12 de la noche del 30 al 31 de agosto de 1997 cuando Diana de Gales y su pareja, Dodi Al Fayed, salían junto con su guardaespaldas, Trevor Rees-Jones, y su chófer, Henri Paul, del Hotel Ritz de París, donde habían cenado.

Los cuatro se dirigieron a un Mercedes S280 y, perseguidos por los paparazzi, emprendieron una carrera frenética por Paris que termina brusca y fatalmente contra uno de los pilares del túnel d'Alma. El accidente que le cuesta la vida a tres de sus cuatro ocupantes.

Hasta ahí, los hechos irrefutables. Diez años después y tras arduas investigaciones, la mayoría de las incógnitas parecen despejadas pero ninguna de ellas es concluyente. Trevor Rees-Jones, el único superviviente, no recuerda nada de lo sucedido.


¿Accidente o complot?

"Mi marido planea "un accidente" de automóvil, un fallo de los frenos o heridas craneales graves porque así tendrá el camino libre para casarse", estas palabras, escritas por la propia Lady Di y divulgadas por su mayordomo, Paul Burrel, dieron firmeza a las sospechas del millonario egipcio Mohamed al Fayed, dueño de los almacenes Harrods y padre de Dodi: los poderes del Estado británico estaban implicados en el suceso.

Mohamed Al Fayed sostenía que la princesa estaba embarazada y se iba a casar con Dodi. Para la monarquía británica era inconcebible que el "padrastro" del futuro rey de Inglaterra, el príncipe Guillermo, fuese un musulmán, así que, en su opinión, un 'miembro importante' de la familia real ordenó el asesinato, que perpetraron los servicios secretos británicos, asegura el millonario egipcio.

Pero no es la única hipótesis. Otras versiones afirman que Diana fue asesinada por traficantes de armas internacionales a causa de su apoyo a la prohibición de las minas antipersona. Otras teorías consideran que el blanco del asesinato fue Dodi, que habría sido víctima de rivales de negocios.

Algunas, incluso, aseguran que el autor del complot fue Bin Laden que habría matado a Lady Di porque constituía un mal modelo para las mujeres musulmanas.

No faltan hipótesis al más puro estilo Elvis: la pareja simuló su muerte y vive feliz y al abrigo de las miradas. Según otros, ése era el plan de la pareja, pero acabó mal y causó realmente su muerte.

Para poner fin a todas estas especulaciones, la justicia británica lanzó en enero de 2004 una investigación policial que finalizó en diciembre de 2006, tras tres años de indagaciones en los que se estudiaron 20.000 documentos y se interrogaron a unos 400 testigos.

Lord Stevens, ex comisario jefe de Scotland Yard, policía metropolitana británica, fue el encargado de la investigación, llevó sus pesquisas hasta la mismísima Clarence House, residencia oficial del heredero del trono, donde, según afirmaba la prensa, interrogó al príncipe Carlos sobre la muerte de su ex mujer.

Finalmente, el veterano policía concluyó que no había pruebas que sostuvieran la teoría de una conspiración. Al igual que una investigación francesa, cuyos resultados fueron publicados en 1999, el informe británico de 850 páginas culpó al chófer del coche, Henri Paul, por conducir borracho y a toda velocidad.

Al Fayed no aceptó el resultado de la investigación y en enero de 2007 se abrió una vista, esta vez sobre la investigación judicial sobre la muerte de Diana de Gales.

Dos meses después, la juez que instruía el proceso, Elizabeth Butler-Sloss, aseguró que no había recibido "ni la más mínima prueba" que avalara la existencia de una posible conspiración para matar a la pareja.

"Me sería de enorme utilidad si tuviese alguna prueba del equipo legal del señor Al Fayed para apoyar las alegaciones que se están haciendo, porque hasta el momento no se me ha entregado ni la más mínima prueba sobre esas alegaciones", afirmó la juez durante la audiencia.

Un mes después, la magistrada dimitía, considerando que no poseía "la experiencia suficiente" para presidir una investigación judicial con jurado, característica que había solicitado Al Fayed y que fue otorgada por el Tribunal Superior de Justicia de Londres.

A día de hoy, la causa sigue abierta.

"Pasara lo que pasara aquel día en ese túnel, nadie lo sabrá. La gente se lo pregunta; yo nunca dejaré de hacerlo", se lamentaba el príncipe Enrique en una entrevista que concedió con su hermano Guillermo a la cadena NBC News.

¿Se pudo hacer algo por salvar a Lady Di?Documento incluido en el libro 'Lady Diana, la investigación criminal', por  Jean-Michel Caradec’h.

Según el sumario abierto por la policía francesa, la agonía de Diana fue terrible. Los médicos le realizaron una incisión de sesenta centímetros en el pecho para intentar reanimarla, realizando un masaje directamente al corazón. El nombre técnico de la intervención es tricotomía transversal. No sirvió de nada. La Princesa llegó a hospital Pitie-Salpetrière sin vida.

¿Estaba Lady Di embarazada?

Los abogados de la familia Al Fayed argumentan que la patóloga Dominique Lecomte embalsamó precipitadamente el cuerpo de Diana de Gales la misma noche del accidente de tráfico.
Con su acción, todavía no explicada, la patóloga parece que violó las leyes francesas, señala el diario, que cita a expertos en el tema según los cuales al embalsamar con formaldehído el cadáver, se contaminaron las pruebas para la posterior investigación.

"Puedo afirmar que estaba embarazada", asegura la fuente no identificada, quien agrega que hubo "ciertas maniobras para encubrir el asunto" tras el accidente, ocurrido el 31 de agosto de 1997 en París.
Por otro lado, y en vista al aumento de peso que la princesa había experimentado en los últimos meses, hay quien asegura que el hijo que supuestamente esperaba no era de Dodi, cuyo romance no duró más de cinco semanas, si no de su anterior pareja, el cirujano Hasnat Khan.

Por su parte, la Comisión oficial de investigación británica concluyó que la princesa no estaba embarazada.

¿Estaba practicando sexo?

"Abro la puerta trasera derecha. Veo a Dodi al Fayed dislocado sobre el asiento, tumbado frente a mí, los ojos entreabiertos. Veo una alfombrilla del coche sobre la princesa Diana. La aparto para ver si ella aún vive y la coloco sobre el bajo vientre de Al Fayed, que tiene el sexo al aire".

El asombroso testimonio de Romuald Rat, el fotógrafo que llegó primero al coche en el que perdieron la vida Dodi Al Fayed y Diana de Gales, trastornaron al mundo.

Basándose en la documentación policial francesa y en este testimonio, el periodista Jean-Michel Caradec'h construye una sorprendente hipótesis: Diana y Dodi estaban manteniendo relaciones sexuales en el coche, lo que originó la desaforada persecución de los paparazzi. Una teoría tan difícil de demostrar como de refutar, ante la alta de pruebas.

¿Estaba borracho el conductor?

Después de que la investigación francesa concluyeran que la culpa del accidente fue del chófer Henri Paul, miembro del personal de seguridad del Hotel Ritz de París donde Diana había cenado, su familia siempre mantuvo que no estaba borracho cuando el coche chocó en París.

Sus padres argumentaban que las muestras de sangre de su hijo habían sido cambiadas en el hospital por "incompetencia (...) o quizá mala voluntad".

Esto llevó a abrir una segunda investigación. El perfil del ADN fue comparado con muestras tomadas a los padres de Paul y las dos se examinaron, aparentemente excluyendo la posibilidad de un cambio de muestras.

El diciembre de 2006, los investigadores franceses confirmaban que estaba ebrio cuando sucedió la tragedia.

"Estas muestras de ADN y los resultados de las pruebas han sido enviadas a la policía británica", confirmaron. "Nada se cambió".