La directora de la ONG Alianza por la Solidaridad, Ana Rosa Alcalde, ha mostrado su rechazo al preacuerdo de la Unión Europea (UE) con Turquía para contener la llegada de refugiados y ha llamado a los ciudadanos a articular un movimiento a nivel global para protestar en contra del mismo.

Alcalde, "indignada" por ese acuerdo, ha recordado que las denominadas 'devoluciones en caliente' se practican desde hace un tiempo y en países entre los que se incluye España, donde el Gobierno las llevó a cabo en la frontera, en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Sin embargo, ha advertido de que "el culmen de la impunidad" es que estos procedimientos consten en un acuerdo formal de los jefes de Estado de la UE. "Eso hay que pararlo", ha alentado esta experta en cooperación al desarrollo, quien lamenta que las decisiones sobre la crisis migratoria no estén teniendo impacto a nivel social, lo que atribuye a que la sociedad europea "está siendo educada en el miedo y la xenofobia".

Alcalde ve necesario que los ciudadanos reaccionen, pero no solo en un país, sino en varios, para que su protesta surta efecto. Según ha dicho, han de tener en cuenta que las malas decisiones a nivel global les afectan, de ahí que sea un "error de foco" de los electores no votar en función de cuestiones como la crisis de refugiados o el objetivo del 0,7 que fijó la ONU hace años para ayuda al desarrollo, y que según ha advertido ni se ha cumplido ni cuenta con medios legales para exigirlo al ser un compromiso no vinculante.

La máxima representante de Alianza por la Solidaridad ha hecho estas declaraciones en Segovia durante una conversación con la periodista Montserrat Domínguez, directora de la edición española de The Huffington Post y vocal del patronato de la ONG, que se ha celebrado en La Cárcel_Centro de Creación en el marco del VI Encuentro de Mujeres que transforman el mundo, organizado por el Ayuntamiento.

Durante el diálogo ha explicado la labor que su ONG desarrolla a favor de las refugiadas —cinco de cada seis migrantes son mujeres o niños—. Al respecto, ha alertado de que estas no solo se enfrentan a los problemas típicos del control y la seguridad, sino además a una violencia de género "brutal" y a la presión familiar que se genera por las limitaciones a elementos básicos.

La organización, que nació en 2013 de la confluencia de Habitáfrica, Ipade y Solidaridad Internacional, se centra especialmente en los problemas de violencia sexista que sufren las mujeres que se ven obligadas a salir de sus países, alrededor del 40 de las cuales contrae matrimonio antes de abandonar su lugar de origen, la mayor parte con menos de 18 años.

Clínicas con servicio legal y psicológico

Para ayudar a estas féminas, principalmente a aquellas que permanecen fuera de los campos de refugiados, que están aún más expuestas al maltrato, Alianza por la Solidaridad ha puesto en marcha clínicas donde se ofrece servicio psicológico y legal y se trabaja desde el punto de vista de la organización, de manera que las refugiadas afectadas por la violencia se apoyen mutuamente.

La ONG, focalizada en la defensa de los derechos de las mujeres, mantiene proyectos en numerosos países, entre ellos Palestina, Líbano, Bolivia y Perú. En su base, la labor que desarrolla pretende una mayor implicación social, así como un impacto en la política para garantizar derechos y marcos legales.

Alcalde, dedicada a la cooperación al desarrollo "por vocación", se ha mostrado partidaria en que la cooperación al desarrollo se realice desde la óptica de las desigualdades en el mundo, y no desde el foco de la pobreza extrema, pues estas son generadas por cuestiones globales como el modelo energético o el cambio climático, y no tanto por procesos internos.

Consulta aquí más noticias de Segovia.