Alemania
Angela Merkel y la presidenta de AfD, Frauke Petry. EFE / GTRES

Las elecciones en tres estados federados alemanes evaluarán este domingo la fortaleza de los partidos de la gran coalición que lidera Angela Merkel en Berlín y la pujanza del populismo xenófobo de Alternativa para Alemania (AfD), apoyado en la crisis de los refugiados.

Con casi trece millones de ciudadanos llamados a las urnas en Baden-Württemberg, Renania-Palatinado y Sajonia-Anhalt, se trata de la primera cita electoral de calado desde las generales de 2013.

Merkel, tocada por la crisis de los refugiados

Tras la llegada al país de cerca de 1,1 millones de solicitantes de asilo el año pasado, la crisis de los refugiados centra el debate político y social y ha monopolizado también una larga campaña que Merkel cerró este sábado en el Land (estado federado) de Baden-Württemberg, en el oeste de Alemania.

Merkel puede perder una importante suma de votos, según las encuestasLa canciller defendió su gestión y la apertura de las fronteras el año pasado ante el drama humanitario que se vivía en Hungría y también el giro de los últimos meses, con el endurecimiento de las leyes de asilo y el acuerdo negociado entre la Unión Europea (UE) y Turquía para frenar la llegada de más solicitantes.

Merkel ratificó también su promesa de agilizar la expulsión de quien no tenga derecho a asilo: "Debéis abandonar nuestro país", "habéis perdido vuestro tiempo", afirmó a los miles de inmigrantes ilegales que siguen llegando a Alemania. Entre los aplausos de los militantes reunidos en la localidad de Haigerloch, la líder conservadora recordó todas las posibilidades y recursos para la integración que Alemania ofrece a los refugiados y les advirtió de que es su "deber" aceptarlos, no una posibilidad.

Según las encuestas, en Baden-Württemberg la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel puede conseguir el 29% de los votos, diez puntos menos que hace cinco años, cuando perdió el Gobierno en este Land tradicionalmente conservador ante la alianza fraguada entre Los Verdes y los socialdemócratas.

Los ecologistas verían premiado su trabajo en esta legislatura con el 32% de los sufragios (ocho puntos más), mientras que sus socios socialdemócratas recibirían como los conservadores el castigo del electorado y pasarían del 23 al 14 % de los votos.

Fuerte subida de AfD

Los últimos sondeos otorgan a AfD el 11% de las papeletas en ese estado federado, mientras que en Renania-Palatinado (oeste de Alemania) podría hacerse con el 9% y en Sajonia-Anhalt, en el este del país, llegaría a alcanzar el 18% con un mensaje de tintes xenófobos.

En toda Europa se desarrollan los partidos ultranacionalistas, desgraciadamente también en AlemaniaDe cumplirse las predicciones de las encuestas, un partido nacido en 2013 como formación euroescéptica y contraria a los rescates griegos y que quedó fuera del Bundestag (cámara baja) en las elecciones generales de aquel año entrará en tres parlamentos regionales y en dos de ellos como tercera fuerza política.

Perspectivas pesimistas de los socialdemócratas

"En toda Europa se desarrollan los partidos ultranacionalistas, desgraciadamente también en Alemania. Pero este domingo veremos que la gran, gran mayoría de los electores vota por un partido democrático", aseguró este sábado desde París el líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Sigmar Gabriel, vicecanciller en la gran coalición.

Gabriel defendió el valor de la solidaridad y garantizó que no cambiarán sus posiciones "por un diez por ciento de radicales de derechas". Las perspectivas de los socialdemócratas en los comicios de este domingo no son buenas y, además de la debacle en Baden-Württemberg, los sondeos vaticinan que pueden ser relegados a cuarta fuerza política en Sajonia-Anhalt, superados por AfD.

Es el único Land en liza con un primer ministro conservador, apoyado en una gran coalición similar a la vigente a escala federal.

La principal apuesta del SPD es mantener el gobierno en el estado de Renania-Palatinado, con la primera ministra Malu Dreyer como cabeza de lista.

Las últimas encuestas le otorgan el 37,7% de los votos, por delante de Julia Klöckner, vicepresidenta de la CDU de Merkel y en la que el partido ha depositado todas sus esperanzas.