Donald Trump en un acto de campaña
Donald Trump en un acto de campaña en Florida. EFE

El precandidato presidencial republicano Donald Trump ha responsabilizado al demócrata Bernie Sanders, "nuestro amigo comunista" de los incidentes entre detractores y partidarios de Trump que forzaron la cancelación de un acto de campaña este viernes en Chicago.

Ahora, Bernie Sanders debería  levantarse y decirle a su gente "alto, alto" "De repente hubo un ataque planificado que salió de la nada", ha relatado Trump desde Dayton, en Ohio, en la mañana del sábado. Trump ha atribuido la acción a "profesionales" que "se burlaron y acosaron" a sus seguidores. "Parte de esta gente representa a Bernie, nuestro amigo comunista", ha asegurado. "Ahora, Bernie debería levantarse y decirle a su gente 'alto, alto'", ha añadido.

El acto se ha desarrollado en el estadio de la Universidad de Illinois-Chicago, cuando partidarios y detractores se han enfrentado a gritos hasta que la organización suspendió el evento por motivos de seguridad.

La Policía ha informado de la detención de hasta cinco personas, incluido un periodista de la CBS, Sopan Deb. Dos agentes han resultado heridos y uno de ellos ha recibido puntos.

Trump había denunciado que el incidente fue ocasionado por "matones" que "nos negaron nuestro derecho de la Primera Enmienda en Chicago", que garantiza la libertad de expresión y de renuión. "¡Han puesto a América en pie!", ha advertido a través de Twitter.

Rubio y Cruz culpan al propio Trump

Sin embargo, los principales rivales de Trump, Marco Rubio y Ted Cruz, han achacado a Trump este incidente. Así, en declaraciones a la cadena estadounidense CNN, Rubio ha dicho que el magnate debe asumir su responsabilidad "por las consecuencias de su retórica", mientras que Cruz ha afirmado que Trump es "responsable" de estos hechos de violencia "por la cultura de su campaña".

"Cuando tienes una campaña que incita a la violencia, cuando tienes una campaña que se enfrenta a acusaciones de violencia física contra miembros de la prensa, creas un ambiente que solo fomenta este tipo de desagradable discurso", ha señalado el senador por Texas.

Rubio, por su parte, ha añadido que la campaña de Trump ha llegado "a un punto crítico" y ha advertido de que el país se arriesga a perder los valores cívicos en este proceso de discusión política.

El magnate es el favorito

Sin embargo, Trump, que sigue siendo el favorito para lograr la nominación del Partido Republicano para luchar en noviembre por la Presidencia de Estados Unidos, ha rechazado cualquier tipo de responsabilidad por lo sucedido. "Creo que hice lo adecuado (al cancelar el mitin)", ha dicho Trump, quien añade que "no quería ver a gente herida".

Trump asegura que la campaña electoral ha mostrado a "un país dividido" y "lleno de ira", pero insiste en que no tiene ninguna responsabilidad de lo ocurrido a las afueras del recinto en el que tenía previsto realizar un acto de campaña. En medio de este ambiente tenso, hasta cuatro agentes del Servicio Secreto han protegido a Trump en Ohio por una supuesta amenaza de seguridad que finalmente ha resultado una falsa alarma.