Beethoven
Ed Harris caracterizado como el genio de Bonn en el filme Copying Beethoven. ARCHIVO

El plomo presente en los medicamentos para tratar una pulmonía fue la causa de la muerte del genio alemán de la música Ludwig van Beethoven (1770-1827), unido a un estilo de vida que le acarreó una cirrosis hepática.

Esa es la conclusión de una investigación basada en un análisis de cabellos de Beethoven efectuada por el médico forense vienés Christian Reiter en cooperación con la Universidad de Edafología de Viena, según ha confirmado el científico.

Las conclusiones parciales del estudio han sido publicadas por la revista Beethoven Journal, editada por la Universidad del Estado de San José, en California (EE UU).

Los resultados finales de la investigación se conocerán dentro de uno o dos años

Pero la investigación no ha concluido aún y los resultados finales se esperan para dentro de uno o dos años.

El experto explicó que los rizos del célebre compositor constituyen "una especie de regla en el tiempo", pues permiten una visión médica de los últimos 400 días de su vida.

Así, entre otras cosas, se pudo determinar que la intoxicación con plomo comenzó 111 días antes de la fecha de su fallecimiento en Viena, el 26 de marzo de 1827.

Beethoven empezó a intoxicarse con plomo 111 días antes de fallecer

La investigación revela asimismo que fue en ese momento cuando el médico Andreas Wawruch comenzó a tratar la pulmonía de Beethoven con unas sales expectorantes que contenían plomo.

Era un tratamiento usual contra este tipo de enfermedad en la época, pues en muchos casos surtía el resultado deseado.

Pero como efecto secundario el paciente sufrió una hidropesía del vientre, y el médico tuvo que hacerle cuatro punciones para que pudiera liberarse de parte del líquido retenido, pues Beethoven "casi no podía respirar" en esa situación.

El médico de Beethoven desconocía que éste padecía una cirrosis hepática

El caso es que luego el médico cerró las punciones usando jabón de plomo, ya que éste desinfecta y tiene la ventaja de impedir que las bacterias se aniden en la herida o entren en el organismo.

Según Reiter, un factor decisivo para que los efectos secundarios de esa terapia resultasen fatales fue que Beethoven sufría ya una cirrosis hepática, algo que aparentemente Wawruch desconocía y que sólo se descubrió tras la autopsia del cadáver.

Reiter asegura que el doctor actuó correctamente, dados los medios que tenía a disposición: el uso del plomo en una época en la que todavía no había antibióticos era "una buena idea" a pesar de sus efectos secundarios.

La cirrosis fue favorecida por el consumo de alcohol de Beethoven

El experto considera que la cirrosis fue, sin duda, favorecida por el consumo de alcohol de Beethoven, pero descartó que el músico "bebiera de forma excesiva". Al parecer, el mal se debió principalmente a que su hígado había quedado debilitado por una hepatitis A.

Y esta enfermedad pudo haber sido consecuencia de una vida itinerante e inestable: el compositor dormía con frecuencia en posadas, "no tenía las mejores amas de casa" y en consecuencia es seguro que no vivía en las mejores condiciones de higiene, según el médico austríaco.

Sin embargo, Reiter está convencido de que sin la pulmonía y el tratamiento con plomo Beethoven hubiese vivido algunos años más.

El compositor alemán no vivía en las mejores condiciones de higiene"

Anteriormente a esta investigación, el Centro de Estudios sobre Beethoven de EE UU, en Phoenix (Arizona), dio en 2000 a conocer los resultados de otro análisis por rayos X y pruebas de ADN, efectuado en muestras del cabello de Beethoven, comprados en una subasta celebrada en 1994 por la firma Sotheby's de Londres.

También esos análisis demostraron que Beethoven tenía en su organismo una concentración de plomo 100 veces superior a lo considerado aceptable, pero no se pudo entonces determinar la procedencia del metal, considerándose que la fuente podía haber sido el agua que bebía.