Joe, NYC, 1978
Polaroid de Mapplethorpe a uno de sus modelos de temática sadomasosquista The J. Paul Getty Museum, Los Angeles, gift of The Robert Mapplethorpe Foundation to The J. Paul Getty Trust and the Los Angeles County Museum of Art, © Robert Mapplethorpe Foundation

Setenta años después de su nacimiento en una familia católica de Nueva York y 27 tras su muerte prematura en Boston, a los 42 años y por complicaciones derivadas del sida, Robert Mapplethorpe (1946-1989) ya no es el príncipe de las tinieblas que escandalizó a las asociaciones conservadoras de los EE UU y Europa por mostrar explícitas fotografías de escenas de homosexualidad y sadomasoquismo durante las llamadas culture wars (guerras culturales) de los años ochenta. Ahora es una estrella venerada cuya cotización sigue al alza.

En un movimiento inusual en la programación artística, los dos grandes museos de Los Ángeles, el LACMA, gestionado por el condado de la ciudad, y el Getty, de la saga de multimillonarios petroleros, se alían para presentar simultáneamente la mayor exposición nunca antes organizada sobre el artista. Bajo un título que aplica al fotógrafo el carácter de mediador y creador de un estilo formal propio, Robert Mapplethorpe: The Perfect Medium [webs de las exposiciones en el Getty y el Lacma], las pinacotecas de la ciudad sacan a la luz por primera vez lo mejor de la compra que formalizaron en 2011 mediante una joint venture del legado del fotógrafo.

Compra del cofundador de Dreamworks

Aquella operación, que incluyó casi 3.000 copias, 200 objetos artísticos, 160 fotos Polaroid y 120.000 negativos, fue gestionada de una manera muy pertinente con el espíritu de la ciudad que cobija a Hollywood, la gran factoría de construcción y explotación de ídolos pop. El dinero lo puso el multimillonario [6.500 millones de dólares de fortuna personal según Forbes] David Geffen, empresario discográfico, cofundador de Dreamworks y uno de los coleccionista de arte moderno más eminente de los EE UU. El Getty el LACMA actuaron como depositarios de las piezas, vendidas por la Fundación Robert Mapplethorpe, una asociación filantrópica montada tras la muerte del artista.

Programadas entre el 15 de marzo y el 31 de julio en ambas sedes, Robert Mapplethorpe: The Perfect Medium, explotan el archivo para mostrar una retrospectiva casi integral de todos los cuerpos de trabajo a los que se dedicó el artista durante su corto paso por el mundo: retratos, naturalezas muertas y las polémicas fotos del Portfolio X, del que podrá verse una primera edición en el Getty. Editado en 1978 en un estuche de lujo encuadernado en adecuada seda negra, el volumen incluye 13 fotos en equilibrio entre la pornografía y el arte y relacionadas con el sadomasoquismo y otras prácticas de sexo duro a las que era aficionado y de las que participaba Mapplethorpe.

Uno de los más poderosos creadores visuales del siglo XX Las muestras de "uno de los más poderosos creadores visuales del siglo XX", como definen al artista los museos, quieren también dar brillo a la conexión vital del fotógrafo con los temas que retrataba, mostrando "sus conexiones personales con los modelos, su capacidad de gestionar con éxito un estudio y su ambición de incrementar el papel de la fotografía en el arte actual". Para dejar claro que Mapplethorpe vivía con plenitud lo que fotografiaba se exhibirán también materiales personales muy pocas veces vistos: correspondencia, libros y otros objetos efímeros.

'Amplio y profundo'

Los promotores —que anuncian gira internacional de la exposición, con paradas confirmadas por ahora en Canadá y Australia— no ahorran exclamaciones de triunfo. Para Timothy Potts, director del J. Paul Getty Museum, se trata del "estudio más amplio y profundo de la obra de Mapplethorpe jamás visto".

Era más sofisticado de lo que la gente piensa Britt Salvesen, comisaria del LACMA, resalta el "estilo refinado" del autor, que "desafió a sus espectadores a considerar retratos, flores o imágenes sexualmente explícitas como expresiones de una misma visión personal". Su unidad de capturar el momento perfecto es el núcleo de su arte ". El responsable del Getty para la muestra, Paul Martineau, añade que el fotógrafo era "más sofisticado de lo que la gente piensa", porque "entendía el valor de su propia intuición".

Patti Smith, Lysa Lion, Carolina Herrera...

En las muestras paralelas podrán verse retratos de las dos grandes musas del autor, la cantante Patti Smith y la culturista Lysa Lion, pero también retratos mucho menos difundidos de algunos de sus amigos, como la diseñadora Carolina Herrera. También están expuestas obras icónicas como el autorretrato de 1980 que muestra al artista como un héroe cinematográfico de la subcultura del cuero y los bodegones de flores que le apasionaron en la parte final de su carrera.

El título de las exposiciones es un guiño a Robert Mapplethorpe: The Perfect Moment, la polémica retrospectiva de 1988 que recorrió varias ciudades de los EE UU y fue suspendida en algunas por las protestas —en ciertos casos con manifestaciones ante las galerías— de sectores especialmente conservadores de la sociedad del país que entendían algunos de los temas como abiertamente pornográficos.

Exposición paralela de amigos: 'Físico: sexo y cuerpo en los años ochenta' Para poner en contexto la situación en aquellos años, con Reagan en la Casa Blanca y la cruzada moral contra el sida en pleno auge, el LACMA organiza, desde el 20 de marzo, la exposición complementaria Physical: Sex and the Body in the 1980s (Físico: sexo y cuerpo en los años ochenta), con obras de artistas que eran amigos de Mapplethorpe o apoyaban la libre expresión [lista de obras en PDF].