Control de tráfico
Varios agentes de los Mossos d'Esquadra, en un control de tráfico. NEREA GUISASOLA / ACN

Un niño de once años, a quien su madre había recogido junto a su hermano de diez años del centro de menores tutelados en el que reside, fingió que necesitaba ir al servicio de una gasolinera para advertir a un empleado de que la mujer conducía bajo los efectos del alcohol, según informan los Mossos d'Esquadra.

Los Mossos d'Esquadra detuvieron a la mujer tras su negativa de someterse a un test de alcoholemiaLos hechos tuvieron lugar el pasado sábado, sobre las 19:00 horas, en la localidad de Vidreres (Girona), cuando el trabajador del establecimiento fue conminado por el pequeño a alertar a la policía.

Personados en el lugar, los Mossos d'Esquadra instaron a la mujer, de 46 años y nacionalidad española, a someterse a la prueba de alcoholemia y, ante su negativa y los síntomas de embriaguez, procedieron a su detención. Los dos niños fueron devueltos al centro de tutelaje.

Ahora, la Generalitat de Cataluña deberá analizar los hechos y la situación en la que queda la madre respecto a la posibilidad de disfrutar de nuevos permisos para convivir unos días con sus hijos.

Consulta aquí más noticias de Girona.