Los más de 180 mineros atrapados en China tienen pocas posibilidades de sobrevivir, dado que los pozos en los que estaban trabajando estaban casi completamente anegados por el desbordamiento de un dique.

Los responsables han afirmado que ha suspendido la actividad, como medida de precaución, en otras minas de carbón en la provincia de Shangdong.

Ellos no consideran que los mineros son personas

Según los familiares, la decisión debía haber sido tomada varios días antes, lo que confirma la reputación del país como la industria más peligrosa para la extracción del carbón.

"Ellos no consideran que los mineros son personas", decía un hombre apellidado Liu, cuyo hermano de 25 años está desaparecido.

"La compañía sabía que el dique estaba débil, pero aún así no hicieron nada para fortalecerlo", agregaba.

Difícil rescate

Antes de que miles de soldados y residentes sellaran el domingo una grieta en el dique de 50 metros usando sacos de cemento, el agua había llenado casi completamente la profunda mina de 860 metros, dijeron responsables.

"Para el mediodía del día 18 el agua ya había subido a unos 20 metros de la entrada de la mina", sostenía Zhang Dekuan, portavoz del Gobierno provincial de Shangdong.

Antes de que los equipos de rescate pudieran entrar a los pozos de la mina perteneciente a Huayuan Mining Corp., fue necesario vaciar unos 10 millones de metros cúbicos de agua.

Pero sólo dos de las nueve o diez bombas que se necesitan están instaladas y en funcionamiento, indicó Zhang, quien no respondió a las preguntas de la prensa y no dijo cuánto tiempo llevarían las labores para retirar el agua de los pozos.

"Este es un accidente minero provocado por un desastre natural", declaró Zhang.

El comentario hizo que muchos familiares teman que las autoridades eviten asumir cualquier responsabilidad y reduzcan una posible compensación.

La mina quebró hace tres o cuatro años, cuando era una firma estatal, pero fue reorganizada por Huayuan, una compañía privada.