Para las 05:00 hora del este (09:00 GMT), Dean estaba en el canal de Santa Lucía, entre la nación isleña del Caribe y el territorio francés de Martinica, y moviéndose hacia el oeste a una velocidad de 39 kilómetros por hora, dijo el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

El primer huracán de la temporada atlántica de tormentas de 2007 no ganó fuerza durante la noche y aún tenía vientos máximos sostenidos de 160 kilómetros por hora, lo que lo convierte en una tormenta de categoría 2 en la escala Saffir-Simpson de cinco niveles.

Las tormentas de categoría 3 a 5, a las que se refiere colectivamente como tormentas 'importantes', son generalmente las más destructivas e incluyen a famosos huracanes como el Katrina, ocurrido en 2005. Un huracán categoría 2 aún es capaz de dañar viviendas y generar en la costa olas de 1,8 a 2,4 metros.

'Los edificios aún están de pie, los techos no se desprendieron', dijo David Wallace, empleado de un hotel en Santa Lucía, a la cadena de televisión WSVN de Miami.

'Pero es devastador en términos de árboles. Casi todos los árboles han caído aquí', agregó Wallace, diciendo que no hay energía en la isla.

Pero aún se esperaba que la próxima semana el huracán se convierta en una tormenta extremadamente peligrosa de categoría 4, con vientos de aproximadamente 227 kilómetros por hora. Mientras se dirige al sur de Jamaica, apuntando tanto al Golfo de México como a la península de Yucatán.

/Por Michael Christie/.*.