Masoquismo. Este término se adoptó a principio del siglo XX por el doctor Krafft-Ebing, para definir a las personas que encontraban placer en la sumisión, la degradación y el dolor. Se tomó del escritor Leopold von Sacher-Masoch que escribió en el libro “La Venus de las pieles” su experiencia con su amante Wanda. Es curioso que el doctor Krafft-Ebing lo definiera como psicopatología sexual si el masoquista era un hombre porque no consideraba patológico que si la que encontraba placer en el dolor era una mujer, ya que en aquellas épocas, no tan lejanas, se pensaba que las mujeres eran masoquistas por naturaleza, y los hombres sádicos. Por lo que las mujeres necesitaban dolor para disfrutar de la relación sexual y se sentían felices en la sumisión y la degradación.

Masturbación: Se llama masturbación a las caricias hasta el orgasmo que se provoca hasta uno mismo. En los medios suele hablarse de "onanismo", es este un término inadecuado porque el pecado de Onán no era la masturbación sino la marcha atrás que realizaba para no dejar embarazada a la mujer de su hermano muerto como proponía la ley del levirato de los judíos. Yahvé no castigo a Onán por "derramar su semilla en el suelo" sino por su egoísmo. Si la mujer de su hermano no quedaba embarazada la parte de la herencia del padre quedaría para él. Durante años esta práctica se consideró pecado y causa de multitud de males como: alopecia, falta de memoria, falta de desarrollo físico y vejez prematura. En la actualidad todos los científicos están de acuerdo que es una conducta necesaria que favorece el correcto desarrollo de los adolescentes y que mantenerla durante toda la vida es muy recomendable para mantener una buena salud.

 

Menage a trois. Es una experiencia sexual en la que hay tres protagonistas. Pueden ser dos hombre y una mujer o dos mujeres y un hombre. La mayoría de los hombres tienen la fantasía de un “menage a trois” tanto de dos mujeres como de dos hombres. Pero la mayoría de las mujeres no están tan de acuerdo con este tipo de experiencias. También es verdad que en los anuncios de demandas sexuales suelen ser frecuentes los de matrimonios que buscan personas para integrar en su relación. Para las personas que gusten de esta práctica les recomiendo un libro, The Complete Manual of Sex Position, en el que hay un capítulo dedicado a sexo en grupo en el que se sugieren posturas muy interesantes para un menaje a trois.


Morder. Algunas personas que necesitan un poco de dolor para que sus sensaciones eróticas se incrementen prefieren que sus parejas les muerdan, es una forma leve de masoquismo y está comprobado que un poco de dolor durante el orgasmo hace que este sea mucho más intenso, por ello las mujeres arañan a los hombres en la espalda y los hombres muerden a sus parejas en el hombro. Kama Sutra, que es un libro de sabiduría erótica recomienda pequeños y diversos mordiscos como preparación para el amor.

Muñecas hinchables: Se fabrican específicamente para las relaciones sexuales, las más completas tienen los tres orificios, tacto humano e incluso puede colocárseles unos casetes en la espalda para emitir algunas frases en el momento oportuno. En la actualidad han aparecido en el mercado muñecos con la misma finalidad. Algunas personas usan este tipo de juguetes como un tercer compañero en las relaciones sexuales, como pareja fría o para los necrófilos que prefieren que la pareja no se mueva. Una alternativa a la muñeca hinchable son las muñecas de tamaño natural que sirven de maniquíes en los escaparates. Hay personas que se enamoran de estas muñecas y las roban para tenerlas en casa y dormir con ellas. Una película y una canción llamadas ambas "maniquí", cuentan la romántica historia de un hombre enamorado de un maniquí de escaparate.

Diccionario Sexológico

A | B | C | D | E | F | G | H | I | J | K | L | M | N | O | P | Q | R | S | T | U | V | X