Un preso español en Argentina inicia una huelga de hambre y sed

  • Quiere que se valore su colaboración con la Guardia Civil.
  • Exige que lleguen los papeles que le permitirán salir de la cárcel.
  • Ya lleva un año en prisión.
Miguel Ángel González Pinto, en una foto familiar. (Clarín.com)
Miguel Ángel González Pinto, en una foto familiar. (Clarín.com)
CLARÍN.COM

Miguel Ángel González Pinto, de 42 años y residente habitual en Mallorca, fue detenido el 29 de agosto del año pasado, cuando pretendía viajar a Madrid con una maleta que en un doble fondo llevaba 2,8 kilos de cocaína ocultos.

Pinto había llegado a Argentina el 13 de agosto y, según relató, se arrepintió inmediatamente de haber aceptado la oferta de una banda mafiosa para transportar droga a España.

"Estoy a punto de cometer un grave error, por pedir dinero prestado y no poder devolverlo me he visto obligado a aceptar una proposición, traer droga a España", señala González en un correo electrónico que dice haber enviado a la policía y la Guardia Civil desde Buenos Aires el mismo día de su llegada a la ciudad.

Voy a cumplir ya un año encerrado, y todo porque alguien no quiere asumir su responsabilidad

"Colaboraré en todo, y estoy dispuesto a aceptar lo que me caiga, ya no hay vuelta atrás, pero si con esto puedo ayudar a desbaratar sus planes, así sea", añade.

Su huelga -"que pienso llevar hasta sus últimas consecuencias", dijo- tiene como objeto exigir a las autoridades españolas que certifiquen al juzgado argentino de manera fehaciente su colaboración con la policía.

"A lo largo de todo el tiempo que estuve aquí en libertad, me mantuve en permanente contacto con ellos, les informé de cada paso; sabían cuándo iba a viajar a España, en que vuelo iba. La idea era hacer una entrega controlada de la droga", dijo desde el complejo penitenciario de Ezeiza, donde se encuentra internado.

González explicó que la policía española ha reconocido su papel, y que enviaron un fax en ese sentido al juzgado en mayo pasado.

"Sin embargo -añadió- no han mandado ningún documento al juzgado por los canales oficiales, por lo que el juez no concede ninguna validez al fax".

"Voy a cumplir ya un año encerrado, y todo porque alguien no quiere asumir su responsabilidad. Pues bien, esta vez voy a por todas, no pienso dejar la huelga hasta que lleguen los papeles que me permitirán salir de la cárcel", dijo González Pinto, que desde ayer no ingiere ni líquidos ni alimentos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento