La ministra de Fomento asegura que no abandonará a no ser que Zapatero se lo pida

  • Magdalena Álvarez ha comparecido en el Congreso para dar explicaciones por las incidencias en las infraestructuras catalanas.
  • PP, CiU, ERC e IU-ICV han pedido su dimisón.
Magdalena Álvarez en un momento de su comparecencia.
Magdalena Álvarez en un momento de su comparecencia.
EFE

La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, ha rechazado este martes las peticiones de dimisión formuladas por la oposición durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados, a donde ha acudido a petición propia para dar explicaciones sobre las incidencias en los Cercanías de Barcelona y en el resto de infraestructuras catalanas . "Lo haré cuando me lo diga el presidente del Gobierno", aseguró.

Cuatro se los siete grupos con representación parlamentaria (PP, CiU, ERC e IU-ICV) han pedido a Álvarez que abandone su cargo, opción que ella ha rechazado con contundencia. "Soy una ministra del Gobierno y tengo el apoyo del presidente", afirmó, para luego añadir: "Bienvenido sea el día en el que el presidente decida que debo dejar el cargo".

Las explicaciones y las cifras facilitadas en el Congreso por la ministra para aclarar las incidencias en las infraestructuras de Cataluña no convencieron a la mayoría de grupos parlamentarios, que la acusaron de dar
datos de inversión falsos y de "incapacidad" en la gestión. Sólo el PSOE defendió "el esfuerzo inversor" del Gobierno en las infraestructuras catalanas.

La ministra, por su parte, ha pedido de nuevo paciencia a los ciudadanos catalanes y comprensión a los grupos. A éstos les solicitó que tuvieran en cuenta el esfuerzo inversor del Ejecutivo en Cataluña, "el mayor de la historia", con un presupuesto para infraestructuras de 7.850 millones de euros entre 2004 y 2007, de los que ya se han ejecutado alrededor del 65% (5.183 millones).

"Comprendo la frustración que sienten los ciudadanos de Cataluña y por ello reitero mis disculpas", dijo Álvarez, quien añadió que se está trabajando para "solventar los déficit heredados", que atribuyó a los gobiernos del PP y de CiU.

Batería de acusaciones

El secretario general del grupo del PP en el Congreso, Jorge Fernández Díaz, negó esta acusación y recordó que la inversión del Estado en Cataluña pasó de 571 millones de euros en 1996 a 2.740 en 2004. Afirmó que el Gobierno de Zapatero no ha puesto en marcha "ni una sola obra pública de infraestructuras importante" en esta comunidad y recalcó que, además, "ha mal ejecutado las promovidas" por los ejecutivos del PP.

Por ello, subrayó que si la mayoría de los diputados de la Comisión de Fomento volvían a reprobar su gestión, a la ministra "no le queda más que la dimisión" o pedir su cese. A esta petición de dimisión se unieron los grupos catalanes en la Cámara Baja (CiU, ERC e IU-ICV).

Álvarez se ha defenido con la afrimación de que, en lo que a datos de inverisón en Cataluña se refiere, aporta cifras oficiales que "no son discutibles" y están "certificadas por los funcionarios del Estado". Según los datos manejados por la titular de Fomento, la inversión en Cataluña es superior a la aportación que esta comunidad hace al PIB, un 18,85%.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento