Wall Street cae pese a la inyección de fondos de la Reserva Federal
La inyección de fondos no ha conseguido evitar la leve caída. (AP Photo/Richard Drew) AP Photo / Richard Drew

La bolsa de Nueva York ha cerrado este viernes una jornada de enorme volatilidad y nerviosismo con una leve caída, en medio del temor a que se desate una crisis financiera de gran magnitud y las inyecciones de liquidez de parte de la Reserva Federal.

El Dow Jones de Industriales ha perdido 31,14 puntos, un 0,23%

Según las cifras preliminares disponibles al cierre, el Dow Jones de Industriales, el indicador más importante de Wall Street, ha perdido 31,14 puntos, un 0,23%, hasta las 13.239,54 unidades.

El mercado tecnológico Nasdaq ha registrado un descenso de 11,6 puntos, un 0,45%, hasta los 2.544,89 enteros.

En cuanto al resto de indicadores, el selectivo S&P 500 ha ganado 0,57 puntos, un 0,04%, hasta las 1.453,66 unidades, mientras que el tradicional NYSE ha retrocedido16,03 puntos, un 0,17%, hasta las 9.433,28 unidades.

El mercado tradicional NYSE movía un total de 5.058 millones de acciones, frente a los 3.183 millones del Nasdaq.

De las empresas contratadas en el mercado neoyorquino, 1.285 han subido, 2.001 han bajado y 76 se han mantenido sin cambios.

En el mercado secundario de deuda, las obligaciones a diez años registraron una baja en los precios, de manera que la rentabilidad -que se mueve de forma inversa- subió hasta el 4,8% desde el 4,77% del cierre del jueves.

Inyección del BCE y de la Fed

El Banco Central Europeo ha inyectado este viernes 61.050 millones de euros (83.600 millones de dólares) al sistema financiero, al tiempo que la Reserva Federal (Fed) ha agregado 19.000 millones de dólares al mercado financiero antes de la apertura, a lo que se ha sumado más tarde otra inyección de dinero por 16.000 millones.

Ambas medidas de la Fed han permitido la baja de la tasa interbancaria y a juicio de los expertos lograron calmar el nerviosismo de los inversores, que a menos de media hora de la apertura provocaba una baja de más de 200 puntos del Dow Jones.

Para los expertos las inyecciones de capital constituyen una señal clara de que existe liquidez en el sistema y que las autoridades pondrán a disposición de los bancos tantos dólares como sean necesarios.

Al mismo tiempo, al analizar el comportamiento del mercado de bonos se aprecia que los operadores están previendo una significativa posibilidad de que se decrete una baja de tipos antes de la próxima reunión de la Fed del 18 de septiembre y que se da por descontado que en esa fecha se producirá un recorte de los tipos.

Esto lograba vencer al pesimismo y los nervios de los inversores y ha logrado calmar la caída, pese a que la jornada ha dado cuenta de una enorme volatilidad.

Por lo que respecta a las bolsas europeas, la londinense se ha desplomado y ha caído un 4% mientras que el Ibex 35 ha sufrido su quinta mayor caída del año, con un 2,6%.