La Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil de la Comandancia de Santa Cruz de Tenerife, con el apoyo del Puesto de Candelaria, ha concluido la 'Operación Paca' con el arresto de seis hombres de entre 24 y 50 años, vecinos de Santa Cruz de Tenerife, acusados de los delitos de revelación de secretos, falsificación, usurpación, robo y receptación, entre otros.

El principal arrestado es un hombre de 43 años al que se le imputan 19 delitos de revelación de secretos y contra la intimidad, tres de receptación y nueve de falsificación de documentos.

Otro de los detenidos, de 27 años y nacionalidad rumana, está acusado de los delitos de falsificación, usurpación y receptación, y el resto de los detenidos, por robos de teléfonos móviles y receptación, informa la Guardia Civil en una nota.

La investigación de los hechos se inició a consecuencia de un robo en una vivienda de Candelaria en la que entre otros efectos, los autores sustrajeron un teléfono móvil.

El resultado de las investigaciones realizadas en torno al poseedor ilegítimo del terminal móvil permitió conocer que fue adquirido con posterioridad al robo en un locutorio de Santa Cruz de Tenerife, donde tras un registro se procedió a la intervención de diversos teléfonos, 'tablets' y ordenadores, que después de ser investigados se descubrió que eran sustraídos y con la característica que a numerosos terminales les fueron alterados de forma fraudulenta su número de Identidad Internacional de Equipo Móvil (IMEI).

Este número, que es único, no puede ser alterado ya que contiene la información sobre el dispositivo y en especial, en los supuestos de robo, es bloqueado por las operadoras. En este supuesto lograron introducir un IMEI genérico que no detectaba el origen ilícito del terminal.

Documentos falsos

Además, en el locutorio se hallaron documentos falsos, tales como permisos de conducir, facturas y documentos de identidad con datos modificados, puesto que el propietario se apropiaba de documentos de carácter personal de los equipos y terminales que disponía para reparar.

Los efectos recuperados han sido entregados a sus propietarios tras las comprobaciones pertinentes y la demostración de su titularidad a través de las denuncias presentadas por robos.

Los detenidos, junto con las diligencias, fueron entregados al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número Tres de Güímar y quedan incursos en el correspondiente procedimiento penal.