Hospital Universitario de Leiden
Imagen del Hospital Universitario de Leiden, en Países Bajos. GOOGLE STREET VIEW

Países Bajos cuenta con un 'banco de excrementos' humanos, abierto a donantes que quieran contribuir a la investigación y la lucha contra las enfermedades intestinales.

Se trata de una iniciativa nacida este mes en el seno de la Facultad de Microbiología de la Universidad de Leiden. Su objetivo es ofrecer soluciones a personas con infecciones intestinales.

El banco tiene su ubicación en el Hospital Universitario de Leiden. Está abierto a todo tipo de donante, que debe estar sano, ni muy delgado ni muy gordo, y tener una buena flora intestinal. La donación es anónima y las muestras se recogen a domicilio.

De estas heces almacenadas (a -80 grados centígrados) se sacan muestras que se trasplantan al duodeno del paciente enfermo, de manera que las bacterias sanas contribuyan a la mejora de la flora intestinal. Este tipo de medidas están enfocadas a dolencias como la enfermedad de Crohn, la colitis ulcerosa o trastornos intestinales consecuentes a una infección.

El doctor Ed Kuijper, uno de los responsables del proyecto, afirma que aún no hay conciencia de donación de heces, pero que en poco tiempo se considerará tan natural como lo es ahora la donación de sangre.