Tejeiro declara que dio en mano a Urdangarin las nóminas de empleados 'fantasma' de Aizoon

En la imagen, el excontable de Nóos, Marco Antonio Tejeiro, en el momento de su declaración.
En la imagen, el excontable de Nóos, Marco Antonio Tejeiro, en el momento de su declaración.
EFE/Atienza

El excontable del Instituto Nóos, Marco Antonio Tejeiro, ha reconocido en el juicio que se celebra en Palma de Mallorca que durante la etapa en la que trabajó para su cuñado Diego TorresIñaki Urdangarin falseó varios certificados —como los relacionados con los Juegos Europeos— enviados a instituciones públicas —la Generalitat Valenciana— y que en los contratos que firmaba el Instituto "no había que justificar ningún gasto".

También ha confirmado que se empleaban facturas simuladas para sacar dinero de Nóos y que de muchas de ellas ni siquiera se realizaron pagos. Por otro lado, avanzado el interrogatorio, ha asegurado que entregó en mano a Urdangarin y Torres —cuando el primero ya no estaba— "sobres" con las nóminas de empleados 'fantasma' de la sociedad Aizoon, la sociedad que compartía el exduque de Palma con la infanta Cristina.

El acusado ha confirmado la existencia de empresas en el extranjero creadas por Diego Torres que conformaban una red opaca, a través de la que se "sacaba el dinero" de Nóos con facturas que no se correspondían con servicios prestados. "¿Para qué servía esto?", le ha inquirido el fiscal muy vehemente; "Para sacar el dinero", ha contestado Tejeiro. "¿Cuántas sociedades pantalla van interponiendo? Porque yo ya me he perdido", ha dicho después Horrach. "Y yo", ha dicho Tejeiro.

Tejeiro ha comenzado la jornada hablando de facturas. "Se me dice que tengo que mandar unos justificantes de un gasto y la única posiblidad es poner gastos un poco generales", ha dicho. "¿Quién se lo dijo?", ha preguntado Pedro Horrach; "El señor Diego Torres", ha contestado. El acusado ha llegado a decir ante alguno de los documentos que se le han mostrado que ahora no sabe qué cosas —por ejemplo, facturas de viajes, telefonía, limpieza— y personas mencionadas "eran reales cuáles no".

El acusado ha dicho desconocer las facturas que la defensa de Torres ha aportado a la causa y que pretenden justificar los gastos que él, supuestamente, había certificado previamente "sin criterio alguno". Y ha confirmado que adjuntó facturas de unos proyectos a certificados de otros por orden directa de Torres. Asimismo, ha explicado que cambiaba constantemente de empresa dentro de la red de Torres y Urdangarin y que ahora sabe que podía ser por "un tema fiscal".

"Hay que justificar unos gastos. Vamos a buscar facturas y vamos a ver cuáles sí y cuáles no", dice Tejeiro que le ordenó Torres, en relación a los Juegos Europeos. El excontable ha relatado que se buscaban facturas —"cuatro de aquí, cinco de allá"— para justificar gastos que cubrieran el alto coste de los Juegos Europeos. "Las facturas eran de Nóos, pero no del proyecto" en concreto, ha admitido.

El fiscal Horrach también le ha preguntado por varios paquetes de facturas de gastos fechadas en 2006, uno de ellos por valor de "casi dos millones de euros", que se remitieron a la Generalitat Valenciana y que fueron rechazadas. Casi todas las facturas, según Tejeiro, "no eran reales" y no correspondían a "ningún servicio". Sobre todas ellas ha dicho que fue también Diego Torres quien le ordenó enviarlas.

El fiscal, muy duro en sus interpelaciones, ha inquirido también al excontable por una factura de Aizoon de 70.000 euros que se incluye en la lista de devoluciones detallada por Isabel Villalonga, interventora de la Generalitat. En ese momento, la presidenta del tribunal ha sugerido un receso para comer por la cantidad "abrumadora" de documentación que se está manejando en la sala.

Tras el descanso, el fiscal ha seguido mostrándole facturas a Tejeiro y es cuando este ha confirmado, ante sus preguntas, que se empleaban facturas simuladas para sacar dinero de Nóos. Sobre la factura mencionada de Aizoon, Tejeiro ha explicado finalmente que también se la ordenó Torres, ya que Iñaki Urdangarin en esa época no estaba presente "físicamente" en la oficina.

El repaso a los documentos ha sido tan exhaustivo que, a media mañana, la presidenta del tribunal tuvo que hacer un receso para que se ordenaran las facturas que había que mostrarle al acusado. "Hemos advertido confusión", ha dicho la magistrada. A Tejeiro le han proporcionado copias en papel de los anexos y un bolígrafo para que pudiera tomar notas. Entonces, han vuelto a repasar todos los los documentos, uno a uno.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento