El subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Pontevedra ha impuesto en un control de vigilancia efectuado en la mañana del lunes en la zona sur de la provincia, concretamente en la A-55 y la N-550, un total de 112 denuncias a conductores por excesos de velocidad, consumo de drogas, y llevar a cabo conductas arriesgadas.

Según ha indicado, durante las tres horas de duración del dispositivo fueron descubiertos 19 conductores que infringían la normativa de transportes —dos de ellos por exceso de peso—, 5 por usar el teléfono móvil, 10 por tener la ITV caducada, 1 por tener los neumáticos en mal estado de conservación, y 1 por alertar de la presencia del control a otros conductores con ráfagas de luces.

Además, se controló la velocidad de 3.340 vehículos, de los que 59 conductores fueron denunciados por excesos de velocidad; y se realizaron 315 pruebas de detección de alcoholemia, en la que todos los conductores dieron negativo.

En lo relativo a las drogas, se realizaron 15 pruebas en las que varios dieron positivo: Cinco conductores por consumo de cannabis, tres de cocaína, uno de anfetamina, y uno por policonsumo de cannabis y cocaína. Todos ellos fueron denunciados por vía administrativa.

Este control se ha dispuesto en carreteras en las que se ha incrementado el número de siniestros viales y ha contado con la participación de 32 efectivos de la Guardia Civil con dos vehículos camuflados y cuatro equipos cinemómetros.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.