La policía de Estonia ha detenido durante el fin de semana a un hombre que conducía de forma errática y que resultó ser ciego.

Pensaron que había bebido, pero el hombre no acertaba con el tubo para el test de alcoholemia

El conductor, de 20 años, circulaba por la ciudad suroccidental de Tartu a primera hora del domingo, ayudado por las instrucciones de su pasajero de 16 años.

"En principio pensaron que había bebido, pero el hombre seguía sin acertar dónde estaba el tubo para la prueba de alcoholemia así que se dieron cuenta de que era ciego" y le arrestaron, dijo el lunes la portavoz de la policía de Tartu, Marge Kohtla.

A 170 km/h, borracho, sin carné y sin luces

En España, mientras tanto, la Policía Local de Vilagarcía, Pontevedra, ha detenido a un joven vecino de Vigo de 22 años de edad que protagonizó una persecución policial por distintas calles de la localidad.

El joven circulaba a gran velocidad, sin luces y bajo los efectos del alcohol.

El detenido, que responde a las iniciales de D.M.P., está acusado de un delito de desobediencia a la autoridad, otro contra la seguridad del tráfico y conducción bajo los efectos del alcohol.

Además, carecía de carné de conducir.