Un grupo de siete personas intentó el pasado sábado acceder por la fuerza en el colegio abandonado del barrio de Malasaña, situado en el número 8 de la calle Acuerdo, que actualmente está "okupado" por un colectivo antisistema.

Los asaltantes son de origen armenio y fueron detenidos por una infracción a la ley de Extranjería, ya que se encuentran en situación irregular en España, según informó un portavoz de la Jefatura Superior de Policía.

Claramente venían con órdenes de la propiedad. Es una práctica mafiosa de las inmobiliarias

El grupo intentó entrar por la fuerza y empujó "en numerosas ocasiones" a una joven que se encontraba en el interior del edificio, según relató un portavoz del colectivo que "okupa" desde hace un mes el inmueble, denominado ahora "Patio Maravillas".

Ante el revuelo formado, los vecinos avisaron a la Policía, que se personó en el lugar y expulsó a los asaltantes, los cuales venían pertrechados con colchones y otros utensilios. Dos horas después, mientras se realizaban las tareas de limpieza en el edificio, se acercaron dos personas que dijeron ser los propietarios, aunque no se identificaron, según añade la misma fuente.

"Mandados por Leopoldo Arnáiz"

Los "okupas" afirman estar "seguros" de que estas personas fueron enviadas por "Leopoldo Arnáiz, el propietario del edificio, que está imputado en diversas causas por corrupción urbanística". "Claramente venían con órdenes dadas por la propiedad. Es una práctica mafiosa que las inmobiliarias realizan en muchas ocasiones", añade el portavoz.

El colegio fue sede en julio de las actividades culturales del grupo 'Rompamos el silencio'

Este colegio abandonado estuvo "okupado" durante una semana, en julio, por el grupo antisistema "Rompamos el Silencio", quien llevó a cabo una serie de protestas en Madrid. Éstas, se saldaron con dos activistas detenidos por haberse enfrentado durante una acción en el Paseo de la Castellana a la Unidad de Intervención Policial (UIP), los conocidos como antidisturbios.

Los activistas reivindicaron entonces una docena de acciones llevadas a cabo en la ciudad, entre las que destacaron su protesta ante la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS), y la acción ante la sede de La Caixa. Esta última acción desembocó en un enfrentamiento entre activistas y policías en el vestíbulo de la estación de Metro de Gregorio Marañón.

Una vez finalizada la semana, "Rompamos el Silencio" abandonó el inmueble, situado en pleno centro de Malasaña, y el testigo lo recogió un grupo "antisistema" que se hace llamar "Atravesando el Tsunami", y que ha puesto en marcha actividades con los vecinos, proyecciones de cine y charlas.