La Junta de Comunidades trabajará a lo largo de este año en la elaboración de un protocolo de coordinación entre las consejerías de Sanidad, Educación y Bienestar Social que permita mejorar y universalizar la atención temprana en Castilla-La Mancha, según ha explicado este miércoles la titular de Bienestar Social, Aurelia Sánchez.

El protocolo llegará después de que el delegado de la Junta en Cuenca, Ángel Tomás Godoy, y la Asociación Provincial de Autismo de Cuenca (APACU) solicitasen para la provincia un recurso con el que atender a niños con trastorno del espectro autista.

En declaraciones a los medios en Cuenca previas a la firma de los contratos anuales del acuerdo marco de prestación de servicio en residencias de mayores de la provincia, que ha suscrito con 26 entidades, Sánchez ha agregado que el objetivo es que la atención temprana en la región "llegue a ser universal" para que "todos los niños" de Castilla-La Mancha, "estén donde estén, puedan tener acceso a ella y al tratamiento que precisen".

Una vez establecido dicho protocolo, se desarrollarán los centros de intervención "donde hagan falta", bien sean estos, ha especificado, "fijos o itinerantes".

En el encuentro que el delegado de la Junta en Cuenca mantuvo a mediados de enero con representantes de APACU, se comprometió a crear una comisión específica de trabajo sobre atención temprana que integrase a las direcciones provinciales de Sanidad, Bienestar Social y Educación.

18

Millones de euros

El acuerdo marco para la contratación de la gestión en la modalidad de concierto de plazas residenciales de estancia diurna, estancia nocturna o estancia temporal para personas mayores suscrito este miércoles y al que se incorpora en Cuenca una nueva residencia, así como seis nuevos centros de estancia temporal supondrá para la provincia una inversión de 18.742.926 euros destinados al mantenimiento de 1.709 plazas residenciales, 231 plazas de servicio de estancia diurna y 7.639 días de estancias temporal, según ha indicado la consejera de Bienestar Social.

Con un importe total de 95 millones de euros de los que se beneficiarán 163 entidades en toda la región, el plan, que supone una "importante inversión económica, pero también social", ha dicho la consejera, colocará a Castilla-La Mancha como "una de las regiones que disfrutan de una amplia red de plazas residenciales para mayores y la segunda con mejor ratio de plazas residenciales".

Con el objetivo de ordenar los recursos residenciales de la región y realizar un reparto equitativo, el Gobierno regional se encuentra diseñando un mapa de recursos de centros en el que, ha puntualizado la titular de Bienestar Social, "constan los centros residenciales que están cerrados, muchos de ellos equipados y que no se abrieron y quedaron parados en 2011".

Una vez ultimado el mapa y valoradas las necesidades en cada población, "se acometerá la priorización de recursos", aunque a lo largo de este año "no se van a poder acometer grandes infraestructuras", ha admitido.

A este respecto, el delegado de la Administración regional en Cuenca ha subrayado que, de las tres residencias que en estos momentos permanecen cerradas en Cuenca, la de Beteta está sin acabar y que es "Diputación la que la tiene que acabar a través del convenio que, en su momento, se hizo con la Junta". "Me consta", ha espetado, que el consistorio de la localidad conquense "ha solicitado que se acabe esa residencia".

Por su parte, las de los municipios de Cañete y Priego son de titularidad municipal, por lo que, ha resuelto Godoy, la Junta "no tiene ninguna residencia cerrada en la provincia de Cuenca".

Consulta aquí más noticias de Cuenca.