La Confederación Empresarial Vasca ha criticado al Gobierno vasco por recuperar, mediante decreto aprobado este pasado martes, la implantación de las 35 horas semanales para sus empleados públicos, mientras pide a la empresa privada "que invierta y genere empleo". Tras afirmar que la decisión "no es un buen ejemplo", ha censurado que dedique casi 8 millones anuales a esa medida "en lugar de reforzar todavía más el impulso de políticas que generen una mayor reactivación de la economía y del empleo".

En un comunicado, Confebask ha dicho no entender que el Ejecutivo autónomo decrete la vuelta a la semana laboral de 35 horas, "en un momento en el que ese debate no está presente, ni siquiera en las economías europeas de referencia, como Francia".

Según ha precisado, "la gravedad de la crisis y las incertidumbres a medio y largo plazo no discutidas por nadie, impiden lanzar las campanas al vuelo".

Por ello, ha afirmado que "sorprende" que "mientras de una parte, el propio Gobierno vasco reconoce que '2016 puede ser un año complicado porque se mantienen incógnitas'", por otro lado, "libere cada año 7,8 millones de presupuesto público para reducir la jornada laboral a 70.000 empleados públicos sólo por el hecho de tener esa condición laboral, sin hablar de mejorar la productividad o de un mejor aprovechamiento de sus funciones".

La patronal vasca ha dicho no compartir la decisión del Gabinete Urkullu porque, "entre otras cosas", considera que "no es un buen ejemplo para la sociedad".

A su juicio, mientras a empresarios y trabajadores del sector privado "se les pide un esfuerzo añadido para, en las actuales condiciones de incertidumbre, garantizar y crear empleo, sorprende que el ejecutivo de Gasteiz recupere una medida pactada hace 15 años, en el año 2000.

"ampliamente superada"

En su opinión, la aplicación de las 35 horas semanales fue "ampliamente superada por las circunstancias de una crisis brutal que exige nuevos retos y desafíos" y que, desde su punto de vista, "en ningún caso pasan por trabajar menos horas".

La patronal vasca ha insistido en que no entiende que, "en un contexto de desempleo como el actual y mientras a la mayoría se le exige esfuerzo e inversión", el Gobierno vasco "en su ámbito de actuación apueste por este decreto".

Ha censurado, además, que el Gabinete Urkullu dedique casi ocho millones de euros anuales de presupuesto público a sufragar la reducción de horas, "en lugar de reforzar todavía más el impulso de políticas que generen una mayor reactivación de la economía y consecuentemente, del empleo".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.