Ana Obregón: "Decidí vivir la vida como yo quería y no como querían los demás"

  • La actriz intenta en la comedia 'Sofocos Plus' desdramatizar la llegada de la menopausia y los cambios hormonales en las mujeres... y en los hombres.
  • Ana Obregón comparte tablas con Fabiola Toledo, Teté Delgado, Elisa Matilla y con Carlos Sobera, con vestuario y escenografía de Ágatha Ruiz de la Prada.
Ana Obregón, en una imagen promocional de 'Sofocos Plus'.
Ana Obregón, en una imagen promocional de 'Sofocos Plus'.
SOFOCOS

La actriz Ana Obregón se sube a las tablas con Sofocos Plus, una en la que, junto a Fabiola Toledo, Teté Delgado, Elisa Matilla y la presencia virtual de Carlos Sobera, tratará de demostrar con mucho humor que a partir de los 50 las mujeres no entran en el ocaso de su vida ni se vuelven histéricas (Teatro La Latina, hasta el 27 de marzo). "Me has pillado poniéndome una pestaña, pero lo voy a dejar porque me la he puesto torcida...", nos recibe divertida y natural Ana Obregón.

¿Le ha dado algún sofoco por eso de subirse al escenario?

Pues no, ni uno. Ni desde el día del estreno, que todas habían hecho teatro y yo no y tenía todo el respeto por lo que significa hacer teatro, que es hacerlo todo de corrido, sin otra toma, sin cortes. Yo venía del mundo del cine y la tele y esto era como el reto. Y nada, fenomenal desde el minuto uno que me subí al escenario.

El teatro La Latina tiene mucho simbolismo para usted...

Estaba acordándome mucho de Lina (Lina Morgan, antigua propietaria del teatro), de las muchas veces que ella pasó por estos pasillos y me acordaba de la oportunidad que tuve de hacer con ella Hostal Royal Manzanares, que era como hacer una obra de teatro cada semana, porque grabábamos de corrido, de hecho en el contrato venía que no se podía cortar. Así que hacer la misma obra todos los días ¿cómo me iba a dar miedo?

¿Hay mucho mito con el tema de la menopausia?

Nosotros siempre decimos que aquí lo que hacemos es desdramatizar el tema de los cambios hormonales, que no seamos machistas, le pasan igual a hombres y a mujeres. Todos vamos a pasar por ahí, no se libra nadie. En los hombres hay pitopausia, que no sé qué es peor...

Lo de llegar a los 50, ¿lo llevan mejor los hombres o las mujeres?

Pues mejor las mujeres. A ellos les entra como mucha depresión, porque saben que se acerca la andropausia y que aquello no va a funcionar como siempre, y eso para un hombre es matador... ¡como salga sin una pestaña por hablar contigo! (se acerca la hora de la función).

Salen los hombres malparados en la obra?

No, nadie sale malparado, lo que hacemos es un guiño a todos los cambios hormonales del ser humano. De lo que se trata es de reírse de uno mismo, de cosas que nos van a pasar a todos. Vienen mucha gente joven y mira, así saben lo que les espera.

¿Qué es lo mejor de tener 50?

Lo mejor de cumplir años es la experiencia que tienes. Sobre todo con los años aprendes lo que no quieres. Cuando eres jovencito lo que sabes es lo que quieres y cuando vas cumpliendo edad lo que sabes seguro es lo que no quieres y eso es estupendo porque te quitas de en medio muchas cosas y el camino es más fácil.

Hay a quien le da mucho respeto lo de cumplir años...

Pues no sé por qué, a mí me encanta. Vivir un año más es un privilegio y por eso se celebra. La vida es un privilegio, aún no existe la inmortalidad, así que cuanto con más sentido del humor lo lleves, mejor. Hay que vivir el aquí y el ahora.

¿Lo de la edad da para muchos chistes?

Da para que la gente esté dos horas riendo, sobre todos los hombres, que se parten de risa... creo que porque piensan que no va con ellos.

¿Cuál es su frase favorita de la obra?

Hay una muy buena que yo digo "ay, Dios mío" y me responde Teté Delgado "que Dios, ni qué leches, la naturaleza, que es una hija de puta...". Ese sería el titular de la obra.

¿Qué le parece el término MILF?

(Risas) Madre que me follaría, sí... pero en Estados Unidos se usa más 'cougar'. Bueno, es un término que existe y que me parece muy bien. Desde que somos pequeñas escuchamos eso de que tienes que encontrar un novio que tenga diez años más que tú, a mí eso me parece muy raro, ¿por qué tiene que ser así?

En el amor no hay reglas...

En el amor no hay que mirar ni el carnet de identidad, ni el sexo, ni nada, sólo hay que sentir. Si te enamoras da igual si es mujer u hombre, o si tiene 20 años más o 20 años menos.

¿Y afecta mucho al sexo esto de los cambios hormonales?

En los hombres biológicamente les da la andropausia, cuando segregan menos testosterona y... no te voy a dar un discurso, vamos, que no se les levanta. En las mujeres les dan sofocos, a unas sí a otras no... pero nosotras podemos hacerlo siempre, tengamos cuarenta u ochenta.

¿Qué consejo le daría la Ana de ahora a la Ana de 20 años?

Creo que gracias a Dios no me equivoqué cuando decidí vivir la vida como yo quería y no como querían los demás. Ese es el consejo que le daría, pero como en el fondo es lo que hice pues no haría falta. Esa ha sido mi filosofía de vida, hacer lo que quería yo y no como querían mis padres, hermanos, novios... siempre respetando y sin hacer daño.

¿Qué tal se han visto con los vestidos de Ágatha Ruiz de la Prada?

Fantásticas. Estamos llenas de colores, es todo energía. Ella prohíbe el negro en el escenario así que son todos rosas, fucsias, amarillos, verdes...

¿Cómo es lo de actuar con Sobera sin que él esté?

Pues su personaje habla de las mujeres como si estuviéramos un poco desquiciadas, y no es así... (risas). A ver si viene un día y le digo yo que no...

Mostrar comentarios

Códigos Descuento