Amy Whelan y Harry Styles
Amy Whelan y Harry Styles, en la foto que ésta colgó en su Instagram. amy_whelan

Amy Whelan, una peluquera de 20 años de Borehamwood, en Hertfordshire, tuvo que hacer privada su cuenta de Instagram tras recibir amenazas de muerte en los comentarios de un selfie que colgó junto al cantante de One Direction Harry Styles.

Whelan se encontró con el artista mientras en una tienda de la cadena Waitrose en Londres y ambos se hicieron la foto juntos. Hasta ahí todo normal.

El mal trago llegó cuando la imagen apareció en el Instagram de la joven, que comprobó cómo algunas de las fans de la banda trataron de atemorizarla con sus comentarios, incluyendo uno que decía "si no me dices dónde está Harry Styles, te mataré".

La imagen se viralizó en cuestión de horas y logró miles de 'likes'. "Admito que me gusta Harry Styles y que me alegró verle en esa tienda, pero no soy una gran seguidora de One Direction. Me sorprendió la reacción de muchas seguidoras al ver mi foto, muchas desesperadas por saber dónde se encontraba, otras diciendo que si éramos pareja, otras amenazándome... Me quedé en shock", contaba la joven hace unos días al Daily Mail.