Flores se contradice con las entradas y culpa al Ayuntamiento del caos del Madrid Arena

  • El principal acusado en el juicio por el Madrid Arena se ha contradicho en su declaración al ofrecer dos cifras distintas de entradas vendidas: 9.650 y 11.228.
  • El Ayuntamiento de la capital fijó el aforo para el evento en 10.620 personas, pero Miguel Ángel Flores ha reconocido que mandó imprimir 17.500.
  • Flores ha culpado del descontrol a los responsables municipales de seguridad: "No hubo reuniones para organizar la seguridad del evento".
  • La segunda jornada del juicio por el Madrid Arena ha comenzado con un vídeo con imágenes inéditas de la avalancha humana en el recinto.
  • Las imágenes muestran una multitud de personas atrapadas en el vomitorio mientras los vigilantes tratan a la desesperada de sacar a los jóvenes. 
Miguel Ángel Flores, en el banquillo de los acusados durante el juicio por el caso Madrid Arena.
Miguel Ángel Flores, en el banquillo de los acusados durante el juicio por el caso Madrid Arena.
EFE
El principal acusado de la tragedia del Madrid Arena, Miguel Ángel Flores, ha afirmado este mediodía en el juicio oral que se celebra en la Audiencia Provincial que puso equipo médico en la fiesta y en el resto de las que programaba porque quiso y "de forma voluntaria", ya que "nadie le obliga a tener un servicio médico".

El promotor Miguel Ángel Flores, principal acusado en el juicio por el Madrid Arena, se ha contradicho este miércoles al ofrecer dos cifras distintas de entradas vendidas: 9.650 y también 11.228, a las que habría que sumar las 100 invitaciones de Madridec y 200 de la empresa organizadora de la macrofiesta de Halloween. Flores ha hecho estas manifestaciones en respuesta a preguntas del fiscal durante la segunda sesión del juicio por la tragedia del Madrid Arena.

En total, ha dicho que se vendieron 9.650 entradas, si bien las cifras no concuerdan puesto que físicas ha asegurado que fueron 5.650 y que digitales 5.578, lo que suma un total de 11.228. "No salen las cuentas", ha señalado la fiscal después de que la cifras de Flores sobre entradas generales vendidas y luego desglosadas sean completamente diferentes.

El acusado, que ha subrayado que el aforo para la fiesta era de 10.600 personas según el contrato firmado con Madrid Espacios y Congresos y que cumplió con ello, había señalado momentos antes que encargó 17.500 entradas a una imprenta para la fiesta de Halloween del 1 de noviembre de 2012.

Por su parte, la fiscal ha explicado que dos días antes Madridec mandó un email confirmado la cifra del aforo que era de 10.620 desglosado por plantas: 3.930 en cota 5, 3.000 en cota 11 y 3.700 en cota 0.

Y le ha preguntado que por qué empezaron a vender entradas antes de tener la cifra oficial de aforo y, además, que por qué no pidió conocer el aforo con antelación puesto que Madridec se lo comunicó apenas dos días antes del evento.

"Ya sabíamos de antemano más o menos ese aforo, por eso no reclamamos que nos dieran antes el aforo", ha respondido Flores que ha especificado que el "precio de arrendamiento (del Madrid Arena) dependía del aforo".

Tras ello, la fiscal le ha recordado que el aforo no era global sino que era específico para cada planta. "No es mi competencia controlar el aforo por planta", ha dicho Flores, desmarcándose de ello.

"A mi nadie me ha dicho que tuviera que compartimentar las plantas para que pudiera cumplir ese aforo", ha añadido. Y justo después ha estallado contra los responsables municipales de Seguridad: "No acuso al Ayuntamiento, acuso a las personas que sabían que se estaba haciendo mal desde 2010 y a mí me lo hicieron hacer", en alusión al aforo por plantas.

El acusado ha explicado que en cada evento que celebra en este recinto mantiene una reunión de seguridad a la que asisten los responsables de Policía Municipal, Policía Nacional, Delegación de Gobierno, Seguriber y Madridec. Ahora bien, ha subrayado que para la macrofiesta de Halloween este encuentro no se produjo: "No hubo reuniones para organizar la seguridad del evento".

Flores ha señalado posteriormente que, tras conocer oficialmente el dato final del aforo, comunicó a Madridec que había vendido "nueve mil y pico entradas antes de cortarlas" aunque ha precisado no recordar a quién se lo dijo. Sin embargo, el 26 de octubre Madridec señaló que la entradas venidas fueron 7.000, por lo que organizó el dispositivo para esa cifra de asistentes, pese a que dos días después ofreció una cifra de aforo de 10.620 personas.

Según el escrito de conclusiones provisionales del fiscal, el interior del pabellón congregó a un "mínimo" de 22.800 personas frente a las 10.600 permitidas.

Intento fallido

El principal acusado ha ofrecido su testimonio ante el tribunal presidido por María Luisa Aparicio después de que su abogado fracasara este martes en su intento de anular parcialmente la causa que se juzga ahora por la muerte de cinco chicas en una avalancha ocurrida hace más de tres años durante la fiesta de Halloween. Tampoco tuvo éxito su intento de que se investigue a los excargos del Ayuntamiento de Madrid Pedro Calvo y Fátima Núñez.

Flores se enfrenta a una acusación del fiscal de cinco delitos de homicidio por imprudencia grave y dieciséis de lesiones, lo que se traduce en una petición de pena de cuatro años de prisión y seis años de inhabilitación, la máxima que permite el Código Penal. Los familiares de las víctimas han acudido al juicio para escucharle.

Santiago Rojo, Miguel Ángel Morcillo, Francisco del Amo, José Ruiz Ayuso, Rafael Pastor, José Antonio Díaz, Juan José París, Raúl Monterde, Roberto Mateos, Carlos Manzanares, Emilio Belliard, Simón Viñals, Carlos Viñals y Emilio Monteagudo serán, por ese orden, los siguientes en declarar ante el tribunal, presidido por María Luisa Aparicio.

Vídeo inédito

La segunda jornada del juicio ha comenzado con la proyección de un vídeo que contiene imágenes inéditas y angustiosas de la avalancha humana ocurrida a las 03.35 horas del 1 de noviembre de 2012.

En el vídeo, nunca visto hasta ahora, aparece una multitud de personas atrapadas en el vomitorio mientras los vigilantes de Kontrol 34 tratan a la desesperada de sacar a los jóvenes del tapón que se forma en el interior.

Se trata del lugar donde murieron Rocio Oña, Katia Esteban y Cristina Arce, ya que Belén Langdon falleció dos días más tarde en el hospital y Maria Teresa Alonso murió el 29 de noviembre.

Las imágenes muestran a los vigilantes, identificados con chalecos amarillos, sacando a tirones a todas las personas atrapadas e incluso como algunos de ellos se suben encima de las personas para tratar de rescatar a los jóvenes.

Un vídeo que muestra el horror, la angustia y la desesperación que se vivió durante los veinte minutos que permaneció el tapón humano en el vomitorio del pabellón.

En un momento dado, cuando la situación está ya fuera de control, se observa cómo se encienden un par de bengalas, una en el vomitorio y otra a escasos metros del lugar de la avalancha. Ambas, posteriores a la formación de la avalancha.

Acto seguido, la situación se recrudece y se vuelve más dramática al ver como los vigilantes no logran evacuar a las personas atrapadas, que sacan las manos como pueden para ser rescatadas.

Los procesados, con Miguel Ángel Flores en primera fila, contemplaban las imágenes sin apenas pestañear mientras la madre de Cristina Arce, Isabel de la Fuente, se echaba la mano a la boca.

Igualmente, en la sala de prensa habilitada para seguir el juicio, las decenas de periodistas acreditados observaban estupefactos las imágenes, que han causado un gran impacto tanto en la sala como entre los medios de comunicación.

Santiago Rojo, Miguel Ángel Morcillo, Francisco del Amo, José Ruiz Ayuso, Rafael Pastor, José Antonio Díaz, Juan José París, Raúl Monterde, Roberto Mateos, Carlos Manzanares, Emilio Belliard, Simón Viñals, Carlos Viñals y Emilio Monteagudo serán, por ese orden, los siguientes en declarar ante el tribunal, presidido por María Luisa Aparicio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento