Las licencias de obra concedidas por el Ayuntamiento de Torrelavega el pasado año ascendieron a 1.274, lo que supuso un incremento del 26% respecto a 2014 y una de "las mejores cifras de los últimos ocho años".

El concejal de Urbanismo y Vivienda, José Otto Oyarbide, así lo ha indicado este viernes en una rueda de prensa en la que ha hecho balance de las solicitudes de licencias de obra y primera ocupación del Ayuntamiento de Torrelavega del año 2015.

De las 1.274 solicitudes, 974 corresponden a las relativas a obra menor, 198 a tramitación abreviada, 92 a obra mayor y 10 a primeras ocupaciones, ha detallado el edil.

"Estos números suponen un aumento del 26% respecto a los números del 2014", ha reflejado el concejal, y superan considerablemente la media de los últimos siete años, así como ligeramente las de 2008, en las que se alcanzaron las 1.227.

Otto Oyarbide ha mostrado con gráficos la evolución en este periodo, con una bajada prolongada que vivió su repunte en el último año y medio, entre finales de 2013 y comienzos de 2014.

En este sentido, la valoración desde el Ayuntamiento es "positiva, ya que supone actividad en el sector de la construcción y de la rehabilitación de vivienda, y afecta a varios sectores empresariales como la carpintería, albañilería o pintura".

Así, el responsable de Urbanismo y Vivienda ha detallado de manera pormenorizada los números. Las solicitudes de obras menores han supuesto "la mejor cifra de los últimos ocho años", con un total de 974.

Estas actuaciones engloban, entre otras, el blanqueo, empapelado, pintura o estuco de escaleras y portales, reparación, sustitución y modificación interior e individualizada de instalación de fontanerías o elementos de electricidad, carpintería interior, o cerramientos de solares.

"La mayor parte de ella corresponden a particulares y suelen tratarse de obras de cambios de bañeras por platos de ducha, o obras de menor calado en domicilios", ha expresado Oyarbide.

En lo relativo a tramitaciones abreviadas, que alcanzaron las 198 solicitudes, el concejal ha explicado que suponen "la tercera mejor cifra de los últimos ocho años".

En ellas se clasifican las obras que tienen por objeto la modificación del aspecto exterior de edificaciones existentes, la sustitución de carpintería exterior y en general las que requieren la colocación de andamios, la reparación de repisas de balcón o elementos aislados de fachada, o las demoliciones en caso de ruina inminente.

"Estas solicitudes corresponden en mayor número a locales comerciales y edificaciones de viviendas", ha destacado Oyarbide.

Finalmente, en lo que respecta a las obras mayores, con un total de 92 solicitudes, "hay que ir al 2008, año en el que se puede decir que comenzó la situación de actual crisis, para encontrar números superiores".

En estas actuaciones se encuentran: 44 para reformas en locales comerciales -"lo que evidencia un repunte de la actividad comercial de Torrelavega", ha expresado el concejal-, 17 solicitudes en cuanto a vivienda -tanto de nueva construcción como de rehabilitación-, 10 canalizaciones y 10 solicitudes de licencia de naves industriales.

De estas últimas, seis corresponden a solicitudes para el Polígono Industrial de La Espina en Tanos-Viérnoles, que afectan a 16 parcelas del polígono. Finalmente, seis fueron relativas a la eliminación de barreras arquitectónicas, y otras cinco de diverso calado.

Agilidad en la tramitación

Otto Oyarbide ha destacado lo "diligente, ágil y rápido" que es el Ayuntamiento de Torrelavega en la respuesta a estas solicitudes, que se conceden en un corto plazo en lo relativo a las obras menores, las más numerosas, y en torno al mes de media en las obras mayores "si el proyecto y toda la documentación presentada se hace de manera correcta".

Asimismo, el concejal ha subrayado que, tras el creciente número de solicitudes relativas a obras menores, "quizá los ciudadanos estén más concienciados a la hora de abonar las tasas municipales en caso de hacer pequeñas modificaciones y rehabilitaciones en sus domicilios particulares".

Por otra parte, ha puesto de relieve que, a pesar de que no hay construcción de nueva vivienda, "los ciudadanos apuestan por la rehabilitación y actualización de viviendas antiguas en lugar de la vivienda nueva, algo necesario porque hay viviendas desocupadas, o viviendas con varias décadas que necesitan rehabilitación".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.