Precios de las gasolinas
Precios de las gasolinas HENAR DE PEDRO

El gasóleo se ha abaratado un 3,27% en la última semana y el litro se vende de media a 1,005 euros en las estaciones de servicios españolas. Es el nivel más bajo en lo que va de año y desde el primer trimestre de 2010, en la que este combustible superó el umbral del euro por debajo del que se había situado tras la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008.

Actualmente es posible encontrar tanto gasolina como gasóleo muy por debajo de un euroSegún los datos del boletín petrolero de la Unión Europea, con esta bajada el gasóleo —el carburante usado por el 70% del parque automovilístico español— acumula un descenso del 5,81% en un mes y ya se vende un 8,8% más barato que al inicio del año. En cuanto a la gasolina, ha bajado un 1,89% en la última semana y se vende a 1,140 euros de media el litro, rozando el mínimo anual de 1,117 euros.

Las carburantes cuestan en España menos que la media de la UE y la zona euro, donde el precio de venta al público del litro de gasolina se sitúa en 1,302 euros y en 1,314 euros, respectivamente. Por su parte, el litro de gasóleo cuesta 1,127 euros de media en la UE y 1,089 euros en la eurozona.

Tabla de los precios de las gasolinas en la Unión Europea. (BOLETÍN PETROLERO DE LA UE)

Actualmente es posible encontrar tanto gasolina como gasóleo muy por debajo de un euro en varios surtidores de la Península Ibérica. Se pueden buscar en el Geoportal de Industria. El gasóleo más barato llega a los 80 céntimos en la estación de servicio de BonArea Plaza, situada el km. 311 de la A-2, frente a la Feria de Zaragoza.

"Llevamos abiertos tres semanas y se ha generado tanto eco por nuestros precios que hemos doblado las ventas estos días", explica a 20minutos Víctor Recio, gerente de la gasolinera aragonesa. Recio presume de poder bajar precios "gracias a un margen ultrarreducido, mucho menor que otras gasolineras, e instalaciones más austeras", comenta.

¿Y cuánto más pueden bajar los precios? "Hhasta el precio que nos permita la bajada del barril de Brent", explica Recio. El barril de Brent, de referencia en Europa, cotiza actualmente en el entorno de los 37 dólares, tres dólares menos que hace una semana y un precio que no se alcanzaba desde 2008, cuando la crisis financiera hundió los precios del crudo por la caída de la demanda. El petróleo supone aproximadamente un 40% del precio de la gasolina, así que el abaratamiento el barril ha provocado —de forma atemperada por la depreciación del euro— una rebaja en las gasolinas.

El Boletín publicado este jueves por Bruselas muestra los precios recogidos la pasada semana, así que aún no incluye el rally bajista del crudo de la última semana, en el que ha bajado por debajo de la barrera de los 40 dólares. "Si esta bajada se refleja en las cotizaciones internacionales de la gasolina, seguramente el precio de los carburantes vuelva a bajar la próxima semana", asegura a este medio un portavoz de la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), la patronal que agrupa a las grandes compañía del sector como Repsol, Cepsa, Galp, Shell, Saras Energia y British Petroleum (BP).

¿Por qué el gasóleo cae más que la gasolina?

Tanto el precio de la gasolina Super-95 como el precio del gasóleo han caído en los últimos tiempos, pero el descenso es mayor en el segundo. Mientras que el gasóleo de automoción se ha depreciado un 15,83% en el último año, la gasolina lo ha hecho un 9,02%.

Según la patronal AOP, todo está relacionado con "las cotizaciones internacionales en el mercado de las gasolinas" y hay dos motivos que explican la influencia del mercado para esta divergencia de precios: el calor y Estados Unidos. "Este último año ha sido especialmente cálido, especialmente en períodos invernales, que es cuando mayor demanda de gasóleo se produce. Este último años la demanda ha sido menor poque las temperaturas no han sido tan bajas, así que el precio ha bajado", aseguran desde la patronal de las empresas petrolíferas.

El segundo motivo es el peso de la gasolina en la automoción estadounidense. Apenas el 3% de los coches en Estados Unidos utilizan motores diésel, frente al 63% del peso de estos propulsores en España. Según AOP, la importancia de la demanda de carburante en aquel país "es tan grande que arrastra a las cotizaciones de todo el mundo". Así que debido al peso de Estados Unidos en la formación de precios, la caída del crudo se refleja más en el precio de la gasolina, que en el diésel.