La Red de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Rampa) de los centros educativos del casco histórico de Sevilla ha advertido este miércoles, tras no ser celebrado el encuentro auspiciado la jornada previa por la Delegación territorial de la Consejería de Educación y del Ayuntamiento hispalense, que abandona su estrategia de "mano tendida" y pasará a las movilizaciones en torno a la demanda de que el casco antiguo cuente con un nuevo centro educativo.

Rafael Ibáñez, portavoz de esta agrupación de AMPA, había explicado ya a Europa Press que los colegios de este distrito de Sevilla cuentan sólo con 600 plazas, con lo que las familias de la zona sufren dificultades para escalorizar a sus hijos en colegios cercanos a sus domicilios.

Ibáñez advertía de que desde hace al menos tres años, las AMPA del casco histórico vienen alertando de este déficit de plazas, con especial incidencia en la zona norte del casco histórico a cuenta del desembarco de "nuevas familias" llegadas para residir allí. En ese sentido, recordaba que el Parlamento Andaluz solicitó a la Junta de Andalucía la construcción de un nuevo colegio en el centro previsto incluso en el vigente Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), así como la ampliación de aulas en dos centros ya en funcionamiento, medidas aún por materializar.

Las AMPA, como "mal menor", proponen habilitar como colegio alguno de los edificios públicos ubicados en el centro y actualmente en "desuso". En ese sentido, las AMPA señalan las antiguas instalaciones del Centro Andaluz de Teatro (CAT) en la calle San Luis, el antiguo conservatorio de música de la calle Becas o el edificio que ocupa el Liceo Francés en la calle Torneo, dado que el Liceo se traslada dentro de poco a la isla de la Cartuja.

Sigue el conflicto

El pasado viernes, según ha dicho a Europa Press Rafael Ibáñez, la Delegación provincial de la Consejería de Educación propuso a las AMPA que el edificio del Liceo Francés, una vez desalojado por la institución, sea sede "provisional" del nuevo centro hasta que el mismo sea "definitivamente" ubicado en El Valle, según los previsto por el PGOU, una idea que no ha convencido del todo a los representantes de las AMPA del centro, que este mismo miércoles programaban una protesta en la Ronda Histórica, junto al colegio Macarena.

Pero ya este pasado lunes, según Ibáñez, el Ayuntamiento habría comunicado que está inmerso en "gestiones" para habilitar como colegio el antiguo Centro Andaluz de Teatro, cuyo edificio está en poder de la Diputación, concertando una reunión para el martes, extremo que llevaba a las AMPA a suspender las protestas programadas para tal jornada, a la espera del resultado del encuentro.

No obstante, y según las AMPA, "la reunión no se produjo. Ni llamaron para celebrarla ni para explicar por qué no se realizaba", con lo que "ante este lamentable espectáculo", la organización social abandona su estrategia actual y anuncia un "rotundo papel de la exigencia", con "acciones y movilizaciones no ya de mano tendida, sino de contundente respuesta a un malhacer de una administración incapaz", demandando que "las familias del barrio que solicitan una plaza escolar pública en el barrio, la tengan", especialmente en el caso de "aquellas familias que viven a escasos metros de los colegios públicos".

Además, piden que "aquellas madres y padres que trabajan en el barrio, muchas madres con sueldos precarios, puedan escolarizar a sus hijas e hijos en una escuela pública del casco antiguo", así como que "las familias de la unidad adscrita al nuevo colegio salgan de la incertidumbre de no saber dónde van a estar escolarizados sus hijas e hijos el año que viene".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.