El auto del juez Del Olmo, lleva dos medidas: "el secuestro de la publicación correspondiente al ejemplar de la revista EL JUEVES AÑO XXX, Nº 1.573, del 18 al 24 de julio de 2007, así como del molde de la publicación".

Ninguna de las medidas ha podido ser cumplida. Antes de que la revista fuera secuestrada por la policía, la mayoría de los quioscos ya había vendido todos los ejemplares ; el molde, tal y como nos relataba el impresor, directamente no existe, ya que hace tiempo que las publicaciones no se imprimen mediante moldes.

"Medida absurda"

"Esta medida es a todas luces absurda", declara la letrada Paloma Llaneza, experta en temas legales relacionados con Internet: "Con esta medida, lo único que ha conseguido el Juez Del Olmo es todo lo contrario a lo que buscaba, que gente que, como yo, no la había visto, vea la portada no solo en 'El Jueves' sino en todos los medios."

Con esta medida, lo único que ha conseguido el Juez Del Olmo es que todo el mundo vea la portada en todos los medios

Sobre los fundamentos jurídicos del auto, Llaneza asegura que no puede ser considerada una portada injuriosa "salvo que sea porque llaman al príncipe vago", pero en "ningún caso puede ser calificada como un acto calumnioso (decir que alguien ha cometido un delito cuando no lo ha cometido), porque los retratados no están haciendo nada delictivo".

La letrada dice que el auto olvida el contexto en el que se da la caricatura (una publicación satírica) y que está movida por un animus iocandi , o intención satírica, de risa, y por lo tanto "no sería aplicable el delito de injurias a la Corona".

Tarde y mal

Según Paloma Llaneza quien tendría que estar ofendido "sería en todo caso el Gobierno, porque se mete con la medida de los 2.500 euros", y los príncipes solo son usados "en un ánimo de hacer reír".

Llaneza recuerda, además, que la petición ha sido cursada por la Fiscalía, que responde y depende del Gobierno.

"El juez Del Olmo ha llegado tarde y mal", en caso que afecta a los derechos fundamentales como son los de expresión y los de información.

Llaneza asegura que no hay delito en la difusión de la portada en otros medios, ya que el auto sólo es contra 'El Jueves'
en papel Llaneza califica de "retrograda" la ley que regula el secuestro de las publicaciones, ya que no recoge en ningún momento los avances tecnológicos ("pedir un molde cuando hace mucho tiempo que las revistas no se imprimen con molde") y se sigue refiriéndose a los delitos de imprenta.

"En la época de Franco, funcionaba, porque había control previo de las publicaciones, y el secuestro se hacía antes de la distribución. En democracia no puede haber control previo, y cuando la policía llegue para secuestrar la publicación es probable que se haya agotado", asegura Paloma Llaneza.

Sobre la difusión de la portada en otros medios, Llaneza asegura que no existe ningún delito, ya que el auto solo va dirigido contra la publicación en formato papel, y por tanto no estaría afectada por el secuestro ni la propia página web de El Jueves, donde se sigue reproduciendo la viñeta.

Los ciudadanos podemos seguir leyendo tranquilamente el ejemplar secuestrado de 'El Jueves', ya que el auto "no dice nada contra su lectura, como no podía se de otra manera".