Scarlino
El desaparecido vivía como un ermitaño en un bosque de la localidad italiana de Scarlino (en la imagen). GOOGLE STREET VIEW

Un hombre que vivía como un ermitaño en un bosque de Scarlino, una pequeña localidad de la Toscana, en el centro de Italia, aseguró al mostrar algunos documentos que es el español Carlos Sánchez Ortiz de Salazar, de 46 años, desaparecido hace 17 años.

El desaparecido tenía un carné de la biblioteca y otro de la Facultad de Medicina de Sevilla de Carlos Sánchez Ante la posibilidad de que se trate del español, la madre y el padre de Carlos Sánchez llegaron este sábado a Italia para intentar localizarle, según informó Antonio La Scala, director de la Asociación italiana Penelope, que da apoyo a las familias de desaparecidos y ha seguido este caso.

La Scala explicó que será una tarea difícil, ya que esta persona ha vuelto a desaparecer y desde hace 15 días no se tienen noticias sobre su paradero.

El presidente de la asociación Penelope recibió este sábado al matrimonio en el aeropuerto de Fiumicino de Roma y los trasladó a Scarlino, donde este domingo acudieron a la zona en la que hace cerca de un mes fue localizada la persona que se identificó como su hijo.

El matrimonio pudo ver la especie de refugio que se había construido en medio del bosque y donde vivía desde hace años y "se emocionaron mucho", explicó la fuente.

Los habitantes y agentes de policía de la localidad toscana han asegurado a la familia española que en el momento en el que lo vuelva a ver hablarán con él y le explicarán la situación, mientras los padres han asegurado "que solo quieren verle y que le dejarán tranquilo".

Un carné de la biblioteca y otro de la Facultad de Medicina de Sevilla de Carlos Sánchez Ortiz de Salazar pudieron ser fotografiados por las personas que encontraron a ese hombre en el bosque, y que publican medios de comunicación como el Corriere della Sera.

A través de Penelope y la asociación española SOS Desaparecidos se localizó a la familia.

Fue declarado oficialmente muerto

Carlos Sánchez Ortiz de Salazar, natural de Bilbao, se ausentó de su último domicilio en Cazalla de la Sierra (Sevilla) y no tenían noticias desde el 13 de abril de 1998, según consta en el Boletín Oficial del Estado español.

Sánchez Ortiz de Salazar, que se había licenciado como médico, desapareció de casa a los 26 años y, debido al tiempo que ha pasado, ha sido declarado oficialmente muerto.

El desconocido, que dice ser Carlos Sánchez, en los últimos tiempos vivió como un ermitaño en el bosque de la Maremma, en una zona que se asoma al mar entre cala Violina y Scarlino, donde se había construido un refugio con una tienda de campaña, según las personas que le vieron.

Tanto la Guardia Forestal como los vecinos del pueblo le habían visto en alguna ocasión merodeando por los alrededores desde hace unos seis años y lo describen como una persona tranquila, que no quería hablar.