La comisión de Salud aprobará este jueves una proposición de ley (PNL) que fue iniciativa de Podemos, pero a la que finalmente se han sumado todos los grupos del arco parlamentario, por la que acordarán pedir al Ejecutivo andaluz incluir en el Plan Andaluz de Salud un plan sobre la salud ocular, prestando especial atención a aquellas patologías que afecten severamente a la visión.

En virtud de la iniciativa, recogida por Europa Press, también se insta al Consejo de Gobierno a garantizar la financiación suficiente para la investigación a través de centros que pueden significar una esperanza de curación para los afectados.

De la misma manera, los grupos defienden pedir a la Junta poner en marcha una iniciativa para conocer cuáles son las necesidades sociosanitarias de los pacientes afectados por baja visión, ocasionada por diferentes patologías de la vista (asociadas o no a otras enfermedades) y realizar propuestas.

Asimismo, la PNL reclama dar la máxima prioridad para realizar estudios sobre la epidemiología en Andalucía de las patologías de la retina, que incluya un estudio sobre los abordajes terapéuticos presentes y futuros, un estudio sobre los costes de los tratamientos y un estudio sobre el coste de la efectividad de dichos tratamientos.

También contempla realizar campañas de sensibilización y prevención de las patologías oculares que pueden ocasionar ceguera evitable, así como crear una mesa de trabajo en la Consejería de Salud, donde estén representadas las diferentes asociaciones de patologías visuales y baja visión, para llevar a cabo el desarrollo de la parte dispositiva de esta PNL.

Exposición de motivos

Los grupos, en esta iniciativa, hacen suyas las reclamaciones de Mácula retina, una asociación sin ánimo de lucro que persigue objetivos de solidaridad social y que nace para luchar contra las patologías degenerativas y no degenerativas de la mácula y de la retina, y una de sus consecuencias, la baja visión; patologías que afectan la salud ocular de los afectados, reduciendo su visión de forma progresiva hasta llegar a la baja visión o a la ceguera legal.

Esta asociación persigue recabar de las instituciones públicas y privadas y del estamento médico y científico su apoyo a los proyectos que se desarrollen en este sentido mediante la aportación de los recursos necesarios de todo tipo, así como divulgar la información de todo lo relacionado con las enfermedades degenerativas de la mácula y de la retina, tanto entre los asociados como a colectivos profesionales y en el conjunto de la sociedad.

Sobre el abordaje terapéutico de las patologías retinianas, inciden en que son múltiples los factores que pueden desembocar en un deterioro de la retina. Una mutación genética o una patología, que a priori no guarde relación con la vista, puede ocasionar daños retinianos a día de hoy irreversibles.

Además, diversos factores han convertido a los afectados en un número cada vez mayor de enfermos crónicos para los que no existe una cura, y solo en algunos casos cuidados paliativos, y para los cuales no existe una atención ni campañas de prevención específicas, excepto para la retinopatía diabética y el edema macular diabético, "produciéndose una discriminación para con las demás patologías".

Frente a estos datos, advierten que el Plan Andaluz de Salud no contempla la atención que se merece a un problema que afectará prácticamente a todas las personas, como es la salud ocular; es más, apuntan que en la Encuesta Andaluza de Salud, solo en la encuesta a jóvenes aparece el apartado 'Ceguera', para desaparecer en la encuesta a adultos. Solo aparece un problema ocular que es el derivado de la diabetes.

Baja visión

También menciona la iniciativa la "discriminación" de las personas que sufren baja visión, la cualidad de la persona con una privación parcial de la vista que no puede ser corregida adecuadamente con gafas convencionales, lentes de contacto, medicamentos o cirugía.

Y es que señalan que el abordaje de las personas con baja visión es importante por su elevada prevalencia, por su capacidad de producir discapacidad y dependencia de las personas afectadas, por la exclusión del mercado del trabajo de las personas afectadas que están en edad laboral y por la posibilidad de mejora tras un adecuado tratamiento.

En definitiva, "se trata de una situación de clara discriminación de un grupo humano en relación con la atención que tienen otros discapacitados sensoriales cuyas diferencias de autonomía son escasísimas". La baja visión también origina un importante coste económico a las personas que la sufren y a la sociedad.

Por todo, desde la asociación y ahora en la PNL, plantean la necesidad de establecer un protocolo de asistencia participado que incluya la detección precoz y las ayudas.

Además, subrayan la necesidad de realizar un proceso asistencial integrado, bien a nivel general sobre el déficit de la capacidad visual, y en concreto sobre las patologías que la pueden ocasionar, siendo importante revisar las iniciativas que puedan existir.

La Organización Nacional de Ciegos (ONCE) cuenta actualmente en España con más de 70.000 afiliados, de ellos 16.000 en Andalucía, con un coste estimado de unos 385 millones de euros al año, tomando en cuenta tanto costes directos como los asociados a la productividad. Y la discapacidad visual, fuera del concepto de ceguera legal, se aproxima al millón de afectados en España.

Por todo esto, el PSOE-A, el PP-A, Podemos, Ciudadanos (C's) e IULV-CA rubrican una iniciativa para esta carencia de asistencia fuera del ámbito de la ceguera legal sea suplida "de forma decidida".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.