Seat admite que vendió algunos de los 800.000 coches que también emiten CO2 en exceso

  • "No conocemos el número todavía, pero son mayoritariamente de combustión diésel y algunos de gasolina", asegura a 20minutos un portavoz de Seat.
  • El posible exceso de emisiones de CO2 fue el motivo por el que Industria había solicitado a Volkswagen la devolución de ayudas del Plan PIVE.
  • Si la proporción en España de este nuevo fraude fuera similar al dieselgate, podrían ser 52.000 los vehículos del grupo Volkswagen vendidos en nuestro país.
  • Los modelos afectados son el Polo, el Golf y el Passat (de Volkwagen), el A-1 y A-3 (en Audi), el Leon y el Ibiza (en Seat) y el Skoda Oktavia.
  • El ministro de transportes alemán ha detallado en el Bundestag alemán que 98.000 de los 800.000 coches afectados funciona con motor de gasolina.
  • Toda la información sobre la crisis de Volkswagen.
Línea de producción de la fábrica automovilística Seat en Martorell (Barcelona).
Línea de producción de la fábrica automovilística Seat en Martorell (Barcelona).
ARCHIVO

La marca Seat ha reconocido este miércoles que de su fábrica han salido algunos de los 800.000 modelos en los que Volkswagen ha detectado "irregularidades" durante la certificación de emisiones de CO2. "No conocemos el número todavía, pero son mayoritariamente diésel y algunos de gasolina", asegura a 20minutos un portavoz de la compañía de Martorell sobre este nuevo fraude del grupo alemán que, esta vez, enmascara los niveles de dióxido de carbono.

Volkswagen halló durante una investigación interna algunas  "incoherencias inexplicables" en las emisiones de CO2 de esos 800.000 vehículos y anunció una provisión de 2.000 millones de euros adicionales (2.500 euros por coche) para reparar estos coches, que se añadirán añadir a los 6.700 millones ya reservados para afrontar el dieselgate, el caso de manipulación de 10,5 millones de vehículos que emitían más óxido nitroso (NOx) en carretera que en las inspecciones de homologación.

Según un portavoz del grupo citado por la agencia Bloomberg, esta vez los modelos afectados son el Polo, el Golf y el Passat (de Volkwagen), el A-1 y A-3 (en Audi), el Leon y el Ibiza (en Seat) y el Skoda Oktavia. La mayoría de ellos, 702.000 unidades, utilizan combustible diésel. Los 98.000 restantes, según ha explicado este miércoles el ministro de transportes alemán, Alexander Dobrindt, funcionan con motor de gasolina.

"Volkswagen tiene la responsabilidad y la obligación de reparar los daños a los clientes", afirmó en el Bundestag tras comunicar las cifras detalladas por el consorcio. Las acciones de la compañía se dejaron ayer un 9,5% al final de la sesión de la Bolsa de Francfort.

"El porcentaje que afecte a Seat será pequeño"

En el caso del fraude de las emisiones de NOx, la cifra de coches que equipaban la centralita fraudulenta en España se elevó a 683.626 unidades  —257.479 de Volkswagen, 221.783 de Seat, 147.095 de Audi, 37.082 de Skoda y 20.187 Vehículos Comerciales— y suponía un 6,5% del total de 10,5 millones de vehículos afectados por el escándalo en todo el mundo.

"El porcentaje que afectará Seat será pequeño, como el resultante del caso de los diésel", aseguran el citado portavoz de Seat, que sin embargo amplía el ámbito del nuevo fraude tanto a los coches de gasolina y los de diésel. Si la proporción en España de este nuevo fraude fuera similar al dieselgate, podrían llegar a ser 52.000 los vehículos del grupo Volkswagen vendidos en nuestro país que emiten CO2 por encima del límite.

Un portavoz de Volkswagen admite a este medio que "desconocen el desglose de marcas y modelos en nuestro país" que pueden estar trucando también los niveles de CO2 y que "no está claro en qué medida puede afectar al mercado español". La filial del consorcio alemán en nuestro país añade que esta información que se conocerá "en los próximos días".

Industria pidió la devolución de las ayudas del PIVE

Precisamente fue el posible exceso de emisiones de CO2 el motivo que esgrimió el Gobierno español para solicitar el 26 de septiembre a Volkswagen la devolución de ayudas del Plan PIVE, unos 1.000 euros por vehículos por haber disfrutado de los requisitos del plan que valoran la eficiencia de los coches en sus emisiones.

Volkswagen se negó cinco días después, alegando que el dieselgate no afectaba al CO2, sino al óxido nitroso. El ministerio de Industria pidió entonces al grupo alemán que "demostrase técnicamente que la centralita que manipulaba los motores EA189 no limitaba también las emisiones de CO2". Pero esa respuesta nunca llegó, según adelantó 20minutos el pasado 20 de octubre y confirmó el propio ministro Jose Manuel Soria un día después.

El nivel de dióxido de carbono, que ha podido ser manipulado por Volkswagen en 800.000 vehículos, es el baremo que utiliza España para fijar las ayudas del Plan PIVE y la cuantía del Impuesto de Matriculación.

La semana pasada, la Audiencia Nacional se declaró competente para investigar el fraude de Volkswagen, admitiendo la petición de la fiscalía por supuesta estafa, fraude en las subvenciones y delito medioambiental. Según el escrito del fiscal, los coches manipulados podrían estar emitiendo gases por encima de lo permitido, lo que los inhabilitaría para circular. Además, el escrito apuntaba que los motores de bajo consumo tienen subvenciones públicas para su fomento —el citado plan PIVE— por lo que "el engaño también podría haber supuesto un desembolso injustificado del erario público".

La OCU ha exigido este mismo miércoles alministerio de Industria Soria que abra una investigación "oficial y urgente" sobre el nuevo fraude en las emisiones de Volkswagen. «Es un salto cualitativo, la emisión de CO2 se mide para recibir ayudas y podría estar falseándose el consumo de los coches, que sería más alto que el reconocido», alerta la organización de consumidores.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento