Un paso adelante en las prótesis humanas que "recrean" el tacto

  • Un nuevo estudio supone un paso adelante hacia las prótesis de extremidades humanas que "recrean" el sentido del tacto.
  • La investigación muestra que el tacto artificial depende en gran medida de características de los estímulos eléctricos, como la fuerza y la frecuencia de las señales.
Una mano robótica fabricada por científicos de la Universidad de Stanford (California) y cubierta por una especie de piel artificial, que podría ayudar a millones de personas en el mundo que tienen que usar prótesis a recuperar las sensaciones en las extremidades.
Una mano robótica fabricada por científicos de la Universidad de Stanford (California) y cubierta por una especie de piel artificial, que podría ayudar a millones de personas en el mundo que tienen que usar prótesis a recuperar las sensaciones en las extremidades.
Bao Research Group - Stanford University / EFE

Un nuevo estudio dirigido por neurocientíficos de la Universidad de Chicago (EE UU) supone un paso adelante hacia las prótesis de extremidades humanas que "recrean" el sentido del tacto gracias a una conexión directa con el cerebro.

La investigación, que aparece este lunes en la publicación estadounidense PNAS, muestra que el tacto artificial depende en gran medida de algunas características de los estímulos eléctricos, como la fuerza y la frecuencia de las señales.

El profesor asociado de la Universidad de Chicago Sliman Bensmaia indicó que ahora entienden "los intríngulis de la situación" y qué herramientas están a su alcance "para crear sensaciones artificiales a través de la estimulación del cerebro".

El trabajo de Bensmaia y su equipo forma parte de un proyecto que pretende crear una extremidad superior artificial y modular que restaure el control motor y las sensaciones en las personas amputadas, en el que se encarga de los aspectos sensoriales.

Para este estudio se emplearon monos, cuyo sistema sensorial se parece mucho al humano, a los que implantaron electrodos en el área del cerebro que procesa la información del tacto de la mano.

El equipo trabajó con varias características de los impulsos eléctricos como la amplitud y la frecuencia, para demostrar cómo la interacción de cada uno de esos factores afectaba a la capacidad del animal para detectar la señal.

El sentido del tacto está formado por un conjunto complejo y matizado de sensaciones, desde el contacto y la presión o la textura, a la vibración y el movimiento.

Documentando la gama, composición y los incrementos específicos de señales que crean las sensaciones, Bensmaina y su equipo han proporcionado las "notas" y ahora los científicos puden tocarlas para producir la "música" del sentido del tacto en el cerebro.

"Cuando sujetas un objeto puedes mantenerlo con diferentes grados de presión. Para recrear un sentido del tacto realista hay que saber cuántos grados de presión se pueden expresar a través de la estimulación eléctrica", indicó el experto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento