'Octopussy'
Uno de los cameos de Michael J. Wilson en 'Octopussy' (1983). Eon Productions

Hay que ser un observador muy cuidadoso o un irredento fan de la saga de películas de James Bond para darse cuenta, pero en 16 de los filmes de la franquicia, hay una persona que aparece en pantalla. Se trata de Michael J. Wilson, un extra que lleva medio siglo adoptando personalidades en las películas de 007, recoge el Daily Mail.

Wilson es en realidad uno de los coproductores de la cinta e hijastro de Albert Broccoli, uno de los productores clásicos de las películas de James Bond.

Debutó en 1964 en Goldfinger, donde interpretó a un soldado. Lo hizo a petición de su padrastro, ya que en aquel entonces se encargaba de diferentes asuntos en el rodaje.

Su presencia empezó a regularizarse en todos los rodajes y acabó siendo una tradición, hasta el punto de que en Spectre, la última de la saga, también se le podrá ver.

Durante este medio siglo, Wilson ha sido soldado, turista, político soviético, sacerdote, público en la ópera, cliente de un hotel...