El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, y la Fundación Museo Atarazanas han celebrado este lunes un encuentro en torno al futuro de las Reales Atarazanas, construidas en 1252 bajo el reinado de Alfonso X y declaradas Bien de Interés Cultural (BIC), una vez en marcha el nuevo proyecto elaborado por el arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra para su rehabilitación y adaptación como espacio cultural.

Según el colectivo cultural, ambas partes han tratado "la definición del papel de la fundación como ente participativo desde la ciudadanía, en los procesos de diálogo y gestión del espacio patrimonial", solicitando los activistas culturales "información concreta acerca del estado de tramitación de las obras" planeadas conforme al nuevo diseño de Guillermo Vázquez Consuegra, al objeto de que el monumento albergue en 2019 la conmemoración del V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo.

Así mismo, se ha puesto énfasis "en la necesidad de agilizar los procesos pertinentes para la puesta a punto de diversos programas educativos y de difusión, como por ejemplo visitas guiadas divulgativas que funcionen en paralelo a las obras".

El nuevo proyecto básico para el futuro Centro Cultural Atarazanas fue presentado ante la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla el 11 de marzo de 2015 por la Fundación La Caixa, para obtener la preceptiva licencia de obras, contando ya con el aval de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico.

Las atarazanas

La Junta de Andalucía, como es sabido, acordó en 2008 con la Fundación La Caixa la cesión durante 75 años del antiguo recinto de las Reales Atarazanas, de titularidad autonómica y declaradas Bien de Interés Cultural, al objeto de que la entidad bancaria rehabilitase el monumento y crease allí un nuevo espacio cultural Caixaforum. A tal efecto, La Caixa encargó al arquitecto Guillermo Vázquez Consuegra que diseñase la necesaria propuesta de intervención en el monumento. El proyecto de Vázquez Consuegra implicaba una inversión de 25 millones de euros para la restauración y adaptación del monumento.

Pero finalmente, la Fundación La Caixa decidió en 2012 no materializar en las Reales Atarazanas su proyecto de centro cultural Caixaforum. Tras no prosperar la iniciativa en la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento hispalense, que reclamaba para la actuación un plan especial que la Junta de Andalucía creía innecesario pese a figurar en el planeamiento urbano, la entidad bancaria resolvió instalar su centro cultural en el complejo de la torre de 178 metros de altura que, desde hace años, promovía en el sector sur de la Isla de la Cartuja la caja de ahorros Cajasol, fagocitada entonces por Caixabank.

Tras la decisión de la Fundación La Caixa, seguida de un intenso debate público y político, la Junta de Andalucía, la Fundación La Caixa y la Fundación Cajasol, heredera de la antigua caja de ahorros, comenzaron a negociar un nuevo acuerdo marco para el destino este espacio monumental, en unos términos según los cuales el Gobierno andaluz invertiría unos 1,2 millones de euros al año en el monumento y La Caixa destinaría unos diez millones de euros para la rehabilitación y recuperación dintegral el antiguo astillero, aportando la Fundación Cajasol 200.000 euros anuales, si bien finalmente la participación de la Fundación Cajasol ha quedado fijada en 400.000 euros.

Nuevo proyecto

En junio de 2014, de cualquier modo, La Caixa y la Fundación Cajasol presentaron una nueva solicitud de concesión para el aprovechamiento de este espacio, con una primera fase consistente en la ejecución de las obras de reforma, rehabilitación y adaptación del inmueble, que llevará a cabo la Fundación La Caixa; y una segunda fase relativa a la posterior implantación, gestión y explotación como centro cultural, así como el mantenimiento y la conservación del inmueble, que será ejecutado por la Fundación Cajasol. En septiembre de ese año, así, la Consejería de Cultura acordó otorgar a La Caixa la concesión para la rehabilitación y implantación de un centro cultural de divulgación científica, técnica, artística y cultural en el edificio de las Reales Atarazanas de Sevilla.

Ya en diciembre de 2014 fue firmado el convenio definitivo de colaboración entre la Junta y la Fundación Cajasol, para la realización de actividades en el espacio, lo que establecía las bases de una colaboración a fin de desarrollar las actuaciones y objetivos previstos en el plan de explotación, a través de sucesivos programas anuales. En este plan se establecerán y concretarán los futuros compromisos de inversión o gasto para ambas entidades.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.