El primer análisis de ordenadores, móviles, cuerda y ropa aporta indicios pero no pruebas contra Porto y Basterra

Los peritos dicen que las cuerdas de la pista son "exactamente" iguales a las de la casa de Montouto, aunque no pueden "establecer un vínculo"
Alfonso Basterra y Rosario Porto, durante el juicio por la muerte de Asunta
Alfonso Basterra y Rosario Porto, durante el juicio por la muerte de Asunta
EUROPA PRESS

Los primeros análisis a los que fueron sometidos los ordenadores y móviles de Alfonso Basterra y Rosario Porto, así como otros elementos recogidos tras la muerte de Asunta —tierra, cuerdas, ropa o cuchillos—, aportan indicios pero no revelan pruebas concluyentes sobre la posible participación de los acusados en el asesinato de su hija.

Así se desprende de las declaraciones realizadas este jueves por distintos peritos de la Guardia Civil durante la sesión número 15 del juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de A Coruña por la muerte de Asunta, cuyo cadáver fue localizado en una pista forestal de Teo en la madrugada del 22 de septiembre de 2013.

A falta de conocer el contenido concreto de los archivos e historiales recuperados de los ordenadores de los padres de la víctima o los restos biológicos encontrados en los objetos, los peritos que realizaron las primeras pruebas han obtenido indicios que pueden estar relacionados con la muerte de la menor, pero no han aportado pruebas indubitadas sobre su interpretación.

En este sentido, un informe pericial de la Guardia Civil, defendido este jueves por sus autores, detectó restos de lorazepam —principio activo del orfidal— en la falda del vestido que la madre de Asunta Basterra llevaba el día de su desaparición y muerte.

Sin embargo, los agentes han indicado que este resultado no dice nada acerca de la cantidad de sustancia presente en el vestido y han reconocido que la prueba se recogió en casa de Porto el 26 de septiembre, cinco días después de la muerte de la menor.

En otros de los elementos analizados, como la mascarilla y los papeles encontrados en la papelera de la vivienda de Teo, no se ha encontrado lorazepam, aunque sí trazas de nicotina y cafeína.

CUERDAS

Sobre las cuerdas localizadas cerca del cuerpo de Asunta en la pista forestal de Feros, los peritos han explicado al jurado que éstas "coinciden en propiedades físicas y composición química" con las recabadas en la vivienda de Rosario Porto en Montouto.

Según han apuntado expertos en química del servicio de Criminalística de la Guardia Civil, tres de las cuerdas localizadas junto a la víctima "coinciden exactamente" en composición y propiedades físicas con un rollo hallado en la vivienda de Teo, mientras que una cuarta cuerda de la pista forestal es químicamente idéntica a otra localizada en Montouto.

Sin embargo, y a pesar de que el "estudio múltiple" al que se han sometido, las pruebas no permiten establecer "un vínculo" de corte entre unas y otras, por lo que no hay "evidencia" de que tengan "un origen común". "Es algo que no se puede establecer casi en ningún caso", han dicho los peritos, quienes han reconocido que las propias características de las cuerdas suelen hacerlas "difíciles de encajar".

Cuchillos y tierra

En el caso de los cuchillos localizados en dos baños de la casa de Porto en Teo, que los investigadores pensaron que podrían haberse utilizado para cortar la cuerda, los peritos no han localizado fibras de las cuerdas naranjas que puedan determinar que se usaron para este fin.

A pesar de que en este análisis se encontraron hasta 19 fibras diferentes en uno de los cuchillos y 11 en el otro, ninguna de la cuerda naranja, los peritos ni afirman ni desmienten su participación. "No podemos vincularlos ni descartarlos", han indicado en su declaración por videoconferencia, en la que han destacado que los cortes de las cuerdas son "coincidentes" con estos cuchillos, pero también "con otros similares".

Los análisis de la tierra recogida en el coche de Rosario Porto han sido también infructuosos para vincularla con la pista forestal de Teo. "No es posible relacionarlas", ha explicado uno de los peritos que realizaron las pruebas y que ha destacado que los materiales encontrados, algunos de los cuales coinciden, son "muy comunes" y no permiten diferenciar esa tierra de otras.

Por otra parte, al tratarse de la alfombrilla de un vehículo, el experto no ha descartado que se hayan podido producir transferencias de otra tierra procedente de los pies de otra persona que se sentase en el turismo antes o después del crimen.

Huellas en el ordenador

Los peritos que analizaron el ordenador portátil de Alfonso Basterra encontraron un total de cinco huellas identificables en él, aunque ninguna de ellas se correspondía con la de su propietario.

Según han declarado este jueves los peritos, la no identificación de huellas de Basterra no resulta "extraño", dado que el ordenador presentaba muchas huellas que no podían ser identificadas con claridad, dado que se encontraban borrosas o estaban superpuestas. Por ello, no descartan que hubiese alguna huella del acusado y no pudiesen verificarla.

En total, el servicio de identificación de la Guardia Civil encontró en el portátil del acusado cinco huellas útiles, cuatro desconocidas y una de Asunta, situada en la parte inferior de la disquetera.

Los peritos han indicado, además, que una de las huellas, de origen desconocido, se localizó sobre el disco duro del ordenador, lo que implica abrir la carcasa del portátil para acceder a este elemento que guarda toda la información del dispositivo.

Archivos borrados

Por otra parte, en la sesión de este jueves también se ha hablado de los archivos borrados y recuperados de los ordenadores de los padres de Asunta, aunque sin entrar a analizar el contenido de los mismos, que fue estudiado por otra unidad de la Guardia Civil.

Los peritos que han declarado ante el jurado han explicado que del ordenador portátil de Alfonso Basterra se recuperaron más de 579.000 archivos borrados, aunque no se puede determinar el momento en el que fueron eliminados. Los expertos han admitido que podrían haberse borrado archivos que no han sido recuperados, pero no disponen de pruebas sobre este extremo, y no puede afirmarse si el disco duro fue alterado.

En el ordenador fijo de Rosario Porto, por su parte, fueron "creados, accedidos, modificados o eliminados" un total de 499 archivos desde el 20 de septiembre, víspera de la muerte de Asunta, aunque no han concretado cuantos de ellos fueron borrados. En todo caso, los peritos no localizaron ninguna información relacionada con fármacos.

En los telefonós móviles de Asunta y Rosario, así como en los dos terminales que tenía Alfonso, no se encontraron datos de geolocalización del día de la muerte de la niña, ni tampoco mensajes de esas fechas. Del teléfono de la víctima la policía recuperó mensajes e historiales de llamadas borrados.

Aunque la Guardia Civil considera que tanto Alfonso Basterra como Rosario Porto borraron historiales de llamadas y mensajes 'whatsapp' del día de la muerte de Asunta, este jueves han señalado que "no ha podido recuperarse la información" y han reconocido que no puede determinarse si esto es porque fue borrada a conciencia o porque realmente "no la había".

El ordenador de Rosario Porto navegó por Internet durante más de hora y media cerca de la medianoche del 21 de septiembre de 2013, poco después fuese puesta la denuncia de la desaparición de la niña.

Según han explicado los peritos de la Guardia Civil, el ordenador fijo de la casa de Rosario Porto registró dos conexiones el día de la muerte de la niña, la primera entre las 12.00 y las 14.30 horas de ese día, antes de la comida en casa de Alfonso Basterra, y la segunda entre las 23.56 y la 1.39 horas, después de que los padres regresasen de poner la denuncia. En total, ese día se visitaron 30 páginas web.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento