Cabaret: el lugar donde todo vale y un género en alza

  • Se acaba de estrenar una nueva versión de gran formato del clásico 'Cabaret', un género que está en auge y que conserva su espíritu crítico y humorístico.
  • Sin embargo, muchas cosas han cambiado en el formato del cabaret, como los medios técnicos, el ambiente e incluso el público.
  • Edu Soto: "Vamos de liberales pero no tenemos tanta libertad".
Cristina Castaño y Edu Soto (en el centro) en una de las escenas de 'Cabaret', interpretando el mítico Willkomen.
Cristina Castaño y Edu Soto (en el centro) en una de las escenas de 'Cabaret', interpretando el mítico Willkomen.
SOM PRODUCE

Entre producciones de gran formato y pequeños montajes, en nuestro país se están haciendo más de una docena de espectáculos de cabaret de forma simultánea. Pero si con la palabra 'cabaret' le ha venido la imagen de una vedette con pezoneras y rodeada de plumas, bórrela:_el siglo xxi se ha pegado al género en una exitosa simbiosis.

La Gran Vía madrileña acogió anoche el estreno del clásico Cabaret, la historia que popularizó Liza Minnelli con la versión cinematográfica de 1972. En este caso el montaje es del director Jaime Azpilicueta (más de 40 años ligado a musicales, como Jesucristo Superstar) y lo protagonizan Cristina Castaño, Edu Soto y Daniel Muriel, que cantan, bailan e interpretan con igual soltura.

Azpilicueta, gran conocedor del género, explica que el cabaret francés , el más conocido, "fue heredero del cabaret alemán, el que se hacía en Berlín". Con los años, este tipo de espectáculo ha evolucionado, sobre todo en lo tecnológico:_"Los medios técnicos te ofrecen unas posibilidades expresivas y de espectáculo mucho mayores, principalmente en la luz y el sonido", explica.

Itxaso Barrios, coordinadora general de LetsGo Company, la promotora de The Hole, un cabaret ideado por Yllana y Paco León y que tiene dos montajes de gira por España, Italia y París, hace ver que el espíritu de este género es que "el cabaret siempre ha servido de válvula de escape". "En momentos difíciles, en los que no era correcto hablar de según qué cosas, con mucho humor todo se podía decir. Eso mismo pasa hoy en día, cuando no es políticamente correcto decir ciertas cosas", explica.

El cabaret en España tuvo una época muy boyante en los años cincuenta y sesenta y "luego estuvo ensombrecido; quedó como un género denostado, anticuado, fuera de lugar", cuenta Barrios. "Ahora hemos conseguido pasarlo por un tamiz más actual que nos ha permitido quedarnos con lo bueno y lo bonito y dejar a un lado esa visión peyorativa", aclara la coordinadora.

Aunque podamos pensar que la sociedad española ha superado muchos tabúes, sobre todo en cuanto a la desnudez, no siempre es así: "Nosotros hemos sido censurados en algunos sitios y hemos encontrado detractores incluso de la imagen del cartel de nuestro espectáculo", narra Itxaso Barrios.

Si el cabaret ha evolucionado, también lo ha hecho el público que acude a verlo. Ya no son caballeros con sus señoras en busca de la única diversión disponible, ni son tan fácilmente impresionables. "El público cambió con la irrupción de la televisión", explica Azpilicueta, que recuerda que "hace un siglo, si sacabas un tren a escena la gente se asombraba. Ahora eso ya no pasa". La sociedad ha cambiado y con ella los contenidos que se ofrecen. "Ahora vienen grupos de amigos, parejas de toda índole... En The Hole 2 tenemos un número que es un striptease de dos chicos", expone Barrios.

Además del gran formato (poner en marcha Cabaret ha costado 8 millones de euros y hacen falta 120 personas para cada función) y de la versión clásica, también se hacen montajes que le dan una vuelta de tuerca, como Cabaret Maldito, del Circo de los Horrores, que mezcla cabaret y terror. Y otros de menor formato y menos convencionales, como El cabaret de los hombres perdidos, más melódico y centrado en la historia. A pesar del éxito del género, no todas las propuestas logran encajar aunque tengan una cuidada producción: A Marte Cabaret, ambientado en un tiempo futurista y dirigido por Yllana, apenas estuvo tres meses en cartel.

De origen alemán, fue en Francia donde el cabaret vivió su esplendor. Es un género que mezcla danza, baile y canción y donde tienen cabida números circenses y otras disciplinas. El humor, la provocación y la crítica social y política no faltan. El Crazy Horse, el Moulin Rouge o el Folies Bergère han sido los más famosos de la historia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento