Cercando la mezquita roja
Soldados paquistaníes en transportes blindados patrullan el área cercana a la Mezquita Roja de Islamabad. EFE

Cientos de radicales islámicos aún se niegan a rendirse y continúan hoy atrincherados, por cuarto día consecutivo, en la Mezquita Roja de Islamabad, sitiados por las fuerzas paquistaníes de seguridad.

El líder de los atrincherados, el clérigo Abdul Rasheed Ghazi, se ha negado a entregarse a las autoridades

El líder de los atrincherados, el clérigo Abdul Rasheed Ghazi, se ha negado a entregarse a las autoridades, a las que exigió que los dejen en libertad como condición para deponer las armas.

Ghazi, que mantiene frecuentes comunicaciones telefónicas con el canal Geo TV, aseguró que su madre necesita atención médica y pidió a las autoridades poder trasladarse a otro recinto.

"Quiero estar en una de las casas detrás del complejo de la mezquita con mi madre, que está enferma, y con la mujer de mi hermano hasta que encuentre otro sitio a donde ir", pidió Ghazi.

Mujeres y niños

Quiero estar en una de las casas detrás del complejo de la mezquita con mi madre

Sin embargo, el ministro paquistaní de Interior, Aftab Sherpao, descartó la propuesta de Ghazi y le instó a entregarse incondicionalmente y a dejar salir a las mujeres y niñas que aún se encuentran dentro de la mezquita.

Ambos bandos iniciaron esta madrugada un nuevo tiroteo que cesó a las 02.10 horas locales (23.10 del jueves en España), y que fue seguido horas después por varias explosiones.

Alrededor de la Mezquita Roja se escuchan por altavoces continuos llamamientos del Gobierno para que los integristas se rindan, mientras helicópteros sobrevuelan la zona y blindados militares continúan patrullando fuera del templo.

El líder de la mezquita, el "maulana" Abdul Aziz, fue detenido el miércoles cuando intentaba escapar camuflado bajo un burka negro, tras lo cual pidió a los estudiantes que siguen en el templo que se entregaran. Aziz dijo que sólo unos cientos de los estudiantes de las madrasas que alberga el complejo de la mezquita estaban armados.

300 ó 400 personas

El ministro del Interior calculó que en el recinto quedan unas 300 ó 400 personas, de las cuales medio centenar pueden ser radicales armados.

Musharraf pidió a los agentes que sean "pacientes" y den tiempo para que las niñas que están en el recinto puedan salir

El presidente de Pakistán, general Pervez Musharraf, pidió anoche a las fuerzas de seguridad encargadas de la operación que sean "pacientes" y den tiempo para que las niñas que están en el recinto puedan salir, según la agencia estatal APP.

Musharraf optó por este "retraso temporal" del asalto al templo en atención a las súplicas de los angustiados padres.

Los enfrentamientos entre ambos bandos, que se iniciaron el pasado martes, han dejado al menos 14 muertos.