David Berrueco participará mañana en la celebración en Zaragoza del Emanzipajoc de la Juventud Obrera Cristiana (JOC). Se trata del final de una campaña que se ha desarrollado en toda España y que reclama una vivienda digna para los jóvenes.

Vuestra campaña es muy amplia. ¿Cómo surgió?


Del acercamiento a los demás, de compartir los problemas diarios con otros jóvenes y de observar las preocupaciones comunes.

Y la dificultad para independizarse era una de ellas.

Sí, al menos la más cara. Y a  eso hay que añadir la dificultad para encontrar un empleo bien pagado y seguro.

¿Y qué se puede hacer para cambiar esta situación?

Es necesario dar respuestas colectivas, unirse, hacer asambleas, involucrarse.

¿Tenéis alguna alternativa concreta?

Hay que exigir más cooperativas de viviendas en régimen de alquiler, que las VPO vayan para quienes verdaderamente las necesitan y que se grave a los particulares que tienen pisos sin alquilar.

Pero cada uno hace lo que quiere con sus propiedades ¿no?

El que tenga un piso vacío y no lo quiera alquilar está en su derecho, pero eso es individualista y nada social.

Para propiedades, la Iglesia. ¿Habría que gravarla también?

Los primeros que tenemos que cuestionarnos somos nosotros mismos, los cristianos. Por supuesto que la Iglesia también tiene que reflexionar mucho.

Hay quien dice que la JOC es el brazo rojo de la Iglesia...

Yo creo que no hay colores ni ideologías. Lo importante son las personas.

Pero sois activistas...

Tiene que haber un movimiento obrero juvenil.

Bio

Es zaragozano, tiene 31 años y trabaja de profesor en la Fundación San Valero. Preside la Juventud Obrera Cristiana de Zaragoza.