La asociación Defensor del Paciente reclamará a la DGA más de 200.000 euros de responsabilidad patrimonial por el fallecimiento de una paciente por presunta negligencia médica en el hospital Clínico y por el suicidio de su hija, que se tiró desde una ventana del centro tras conocer la muerte de su madre. Los hechos, según la asociación, ocurrieron el pasado 2 de mayo en el Clínico. La paciente murió, según explican, por una serie de presuntas negligencias. Aseguran que advirtieron a los médicos de que era alérgica a la penicilina y aún así se le dio, al parecer, un derivado de ésta y luego la llevaron a una habitación compartida cuando un médico dijo que necesitaba permanecer aislada.