El consejero delegado (CEO) del grupo Volkswagen, Martin Winterkorn, ha dimitido este miércoles tras el escándalo causado por la manipulación de las emisiones de gases contaminantes que ha realizado el fabricante automovilístico alemán. Winterkorn, líder del grupo desde 2007, abandonará el cargo tras aceptar la "responsabilidad" en el caso de la manipulación de datos sobre emisiones de CO2 en Estados Unidos, a pesar de ser consciente de "no haber hecho nada equivocado".

Con mi dimisión, despejo el camino para el cambio

"Como consejero delegado, acepto la responsabilidad por las irregularidades halladas en los motores diésel y por ello he pedido al consejo de supervisión que apruebe mi cese en funciones como consejero delegado del grupo Volkswagen", afirma el directivo.  "Hago esto por el interés de la compañía, a pesar de que no he hecho nada malo", continúa Winterkorn en una nota, antes de considerar que Volkswagen necesita "aire fresco, también en términos de personal".

"Con mi dimisión, despejo el camino para el cambio", indica. Como sustituto se ha barajado el nombre del portavoz de la familia Porsche, Wolfgang Porsche.

Una pensión de 28,6 millones de euros

La salida de Winterkorn —el segundo CEO mejor pagado de Alemania con una remuneración de 16,6 millones de euros— vendrá acompañada de una pensión de 28,6 millones, según informa Bloomberg. Y podría ser mayor aún dependiendo de cómo el Consejo de Supervisión de Volkswagen califique su salida.

El portavoz de la compañía Claus-Peter Tiemann declinó comentar cuánto dinero recibirá, pero el informe anual del grupo automovilístico indica que el ya expresidente tiene derecho a dos pagos: esta pensión acumulada de 28,6 millones —de la que no se especifican condiciones para poder cobrarlas— y otro equivalente a dos años de remuneración "bajo determinadas circunstancias".

Esas circunstancias son las que podría alegar la empresa para no pagarle el dinero de la pensión; según los informes de la compañía, si el Consejo le despide por algun hecho del que sea responsable, no se efectuaría el pago. Pero el Consejo dijo el miércoles que Winterkorn "no tenía conocimiento de la manipulación de los datos de emisiones" y le agradeció sus "enormes contribuciones" al grupo alemán.

Más "consecuencias personales" en los próximos días

El consejo de supervisión de VW, un órgano supervisor típico de las empresas alemanas, aseguró que Winterkorn no sabía nada de estas manipulaciones. Winterkorn, cuyo contrato finalizaba a finales de 2016, hizo hincapié en que el proceso de clarificación y transparencia debe continuar. "Este es la única forma de ganar confianza. Estoy convencido de que el grupo Volkswagen y su equipo superará esta grave crisis", señaló el hasta ahora presidente del grupo.

Volkswagen señaló además que colaborará en las investigaciones de la Fiscalía

El consejo de supervisión de Volkswagen, en el que el estado federado de Baja Sajonia tiene una participación del 20%, se reunirá de nuevo el viernes y no se espera que tome antes una decisión sobre el sustituto de Winterkorn.

Tras la reunión de urgencia, ese organismo dijo de que es consciente del daño económico y de "la pérdida de confianza de muchos clientes en todo el mundo", y previó más consecuencias personales en los próximos días de todos quienes tuvieron que ver con este escándalo.

La empresa alemana, que el primer semestre del año se convirtió en el primer fabricante automovilístico del mundo, instaló un software en los modelos con el motor diésel EA 189 (el 2.0 TDI) que detecta cuando el vehículo está siendo examinado y trucó las mediciones de gases contaminantes para cumplir con las normativas federales y estatales en EE UU.

Volkswagen ha reconocido haber manipulado los datos de emisiones contaminantes de los modelos diesel que comercializa en Estados Unidos y podría enfrentarse a una multa de 18.000 millones de dólares.