Miles de personas se han congregado este martes en el Santuario de la Bien Aparecida, en Ampuero, pese a la climatología, para venerar a la patrona de Cantabria.

Las principales autoridades políticas de la región no han faltado a la cita, entre ellas el presidente de Cantabria y secretario general del PRC, Miguel Angel Revilla, que ha confiado en que termine el "túnel de malas noticias" y ha pedido a la Virgen "salud y fuerza" para poder seguir trabajando "con intensidad" por Cantabria y "responder a las expectativas" de los ciudadanos.

También ha acudido al santuario la vicepresidenta regional y secretaria general del PSOE, Eva Díaz Tezanos, quien ha enviado un "mensaje de optimismo y esperanza" y ha recordado que "el desempleo y la situación de emergencia social que atraviesan miles y miles de ciudadanos son las principales prioridades del Gobierno".

El obispo, monseñor Manuel Sánchez Monge, ha oficiado por vez primera la misa en honor a la Virgen Bien Aparecida, patrona de Cantabria y de la Diócesis de Santander, en la que también han participado otros cargos públicos como la presidenta del Parlamento, Dolores Gorostiaga, el delegado del Gobierno, Samuel Ruiz, varios consejeros del Gobierno y diputados y alcaldes, así como el expresidente regional y líder del PP, Ignacio Diego.

En declaraciones a los medios de comunicación antes de participar en los actos religiosos, Revilla ha destacado la "tradición y devoción" que genera la Bien Aparecida, que hace que personas de todos los puntos de Cantabria, incluso desde Castro Urdiales, acudan andando al santuario de Hoz de Marrón.

El presidente ha afirmado que los políticos aparte de estar en el despacho y tener reuniones, tienen que salir a la calle a hablar con la gente y escuchar sus peticiones y críticas.

Homilía del obispo

Durante la homilía, el obispo ha dicho que los jóvenes, las familias, la dimensión social de la caridad y la cultura vocacional serán los campos prioritarios de trabajo en los que se centrará el nuevo curso eclesial en la Diócesis en el marco del Año Jubilar de la Misericordia que el Papa Francisco abrirá en Roma en la jornada del 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción de María.

En este sentido, la Diócesis se propone implicar a los jóvenes en los diversos voluntariados, especialmente en el de Cáritas, y espera celebrar el primer Congreso de jóvenes donde puedan expresar sus ideales, iniciativas, propuestas y compromisos.

Intentará también acercarse a las familias cultivando especialmente la acogida y el acompañamiento, renovando la preparación al matrimonio, realizando las catequesis prebautismales y promoviendo los movimientos familiares y otros movimientos de Apostolado Seglar.

En lo que se refiere a la dimensión social de la caridad, el Obispado quiere impulsar la formación en la Doctrina Social de la Iglesia; potenciar la atención a los pobres, marginados y excluidos integrándolos en la comunidad eclesial sin olvidar a los cristianos perseguidos y a los refugiados; y alentar la presencia de los cristianos en asociaciones que trabajan "por un mundo más humano según el proyecto de Dios".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.